Archivo de Público
Martes, 1 de Julio de 2008

Castigados por hablar su idioma

Los prejuicios aún lastran a quienes usan su idioma propio en las comunidades bilingües

PÚBLICO.ES ·01/07/2008 - 23:56h

La difusión del Manifiesto por una lengua común, cuyos promotores vienen a sostener que los castellanohablantes viven sojuzgados en las tres comunidades con lengua propia Catalunya, País Vasco y Galicia empieza a tener un efecto bumerán.

Un rosario de estadísticas y de casos concretos apunta en la dirección contraria a la señalada por el Manifiesto, de cuyo contenido ya se ha descolgado el poeta Antonio Gamoneda, Premio Cervantes 2006: son los hablantes de los otros idiomas cooficiales quienes con frecuencia se ven forzados a emprender una defensa numantina de su derecho netamente civila expresarse en la lengua materna.

A punto de cumplirse 30 años del nacimiento de la Constitución que consagra tal cooficialidad, la inercia centralista anclada en el franquismo aún perdura. El prejuicio o elcastigo a lo que no sea la norma castellana sigue vivo.

Fundar empresas en castellano

DAVID VALLS - Cineasta

David Valls conoce bien las dificultades reales para poder expresarse en catalán en Catalunya, derecho que ampara la ley. "Hace 10 días fui a la Agencia Tributaria a fundar una empresa. Tienen la obligación de atender en catalán y castellano, pero sin embargo, no tenían impresos en catalán. Cuando se lo hice notar se excusaron diciendo que los impresos vienen de Madrid, cuando yo hablo con un teléfono Nokia, que viene de Finlandia y por supuesto que tiene todo en catalán. Pero esto es algo generalizado: vas al supermercado y no hay nada en catalán, vas al cine y no hay películas, pides un bocata y no te entienden... Quiero vivir en catalán en Catalunya, como un islandés, que sólo hay 300.000, vive en islandés en su país". 

La reivindicación que no cesa

CARLOS OUTEIRO - Ingeniero técnico

Carlos Outeiro es ingeniero técnico y trabaja en Navantia. A principios de mayo, escribió un correo al servicio de apoyo informático de su empresa que decía así: "Non podo acceder ao Necor@ por me dar erro una autenticación". Claro que se entiende. Pero recibió una respuesta que incluía perlas tal que la siguiente: "El resto de su escrito no sé si se lo escribe su hijo de dos años o es algún dialecto que hablan ustedes en su aldea". Eso le sucedió al mismo tipo que necesitó un intérprete para casarse en gallego en un juzgado, el que vio cómo su hija de seis se iba al colegio -público- hablando en gallego y regresaba en castellano. Él nunca deja de reivindicar sus derechos. "Pero son los otros -dice- los que están arropados por el sistema".  

"No se garantiza el euskara"

JOSU GARAMENDI - Profesor

 Josu Garamendi Ormaetxe es un euskaldun acostumbrado a recibir habitualmente la misma respuesta cuando requiere un servicio público: "Perdona, es que no sé hablar en euskara". Y a él le duele porque cree que "ya ha habido tiempo suficiente" los últimos 30 años para lograr la normalización lingüística, al menos, en la Administración. "Es una cuestión de voluntad", dice, convencido. A sus 43 años, está licenciado en Historia y Geografía y diplomado en Magisterio; habla en español, euskara e inglés -Proficency- y estudia un nivel medio de francés y alemán: "Y luego yo, cuando voy al médico, al ayuntamiento o a Hacienda y quiero expresarme en mi lengua, el euskara, me dicen que no puedo porque ellos no saben. No puede ser".