Archivo de Público
Miércoles, 2 de Julio de 2008

La selva se tala en el siglo XXI como en el XX

Entre 2000 y 2005 se eliminó un área equivalente a la mitad de la superficie de España 

MANUEL ANSEDE ·02/07/2008 - 14:09h

Un operario vacía un camión con troncos decomisados en el norte de Brasil. AFP

A pesar del creciente conocimiento sobre el cambio climático y la pérdida de biodiversidad, el ser humano continúa con su testaruda destrucción de los bosques tropicales. Entre 2000 y 2005 desaparecieron 27 millones de hectáreas de selva, un área equivalente a más de la mitad de la superficie de España, según un estudio publicado en el último número de la revista Proceedings de la Academia Nacional de Ciencias de EEUU (PNAS). La acción humana ha eliminado en sólo cinco años el 2,4% de la cobertura forestal de los trópicos, una tasa similar a la registrada en la década de 1990.

A juicio de los investigadores, dirigidos por Matthew C. Hansen, de la Universidad Estatal de Dakota del Sur (EEUU), las mayores heridas se encuentran en un puñado de áreas situadas en Latinoamérica, Asia y África. Brasil, como ocurre en otros estudios anteriores, ostenta el récord de deforestación. La superficie de selva talada en la nación suramericana, un 48% del total planetario, cuadruplica la del segundo país más talado, Indonesia, con un 13% del total.

El norte de Guatemala y las regiones orientales de Bolivia y Paraguay son los otros puntos calientes de Latinoamérica. En Indonesia, la isla de Sumatra es la más afectada por la voracidad de la industria maderera y el avance de los cultivos de palma destinados a la fabricación de aceites alimentarios y biocombustibles.

Buenas noticias para África 

Los resultados del estudio estadounidense contrastan con los del otro gran retrato de los bosques tropicales realizado hasta la fecha, la Evaluación de los Recursos Forestales Mundiales 2005 de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO). La revisión de los datos supone una buena noticia para el continente africano. El informe de la FAO calculaba una pérdida anual de cuatro millones de hectáreas en África, pero el equipo de Hansen reduce esta estimación a una tercera parte.

Según los investigadores, la baja intensidad de la tala en la franja tropical del continente hace que sólo contribuya con el 5,4% a la desaparición global de las selvas. "Este resultado refleja la ausencia de una actividad de deforestación agroindustrial a gran escala en las regiones tropicales africanas", señala el estudio.

Los investigadores han utilizado imágenes libres de nubes tomadas por el satélite Terra y fotografías en alta resolución procedentes de los satélites Landsat, todos pertenecientes a la NASA.

Noticias Relacionadas