Archivo de Público
Martes, 1 de Julio de 2008

La Fiscalía asegura que el caso Madeleine sigue abierto

Puntualiza que hasta que no analice el informe final de la Policía, el caso sigue abierto y que, además, sólo el MinisterioPúblico puede cerrar el caso

EFE ·01/07/2008 - 19:48h

La Fiscalía portuguesa puntualizó hoy que el caso de la niña británica Madeleine McCann, desaparecida en mayo del año pasado, sigue abierto después de algunas informaciones de la prensa local sobre el posible cierre de las investigaciones. En uno de los pocos comunicados que ha emitido sobre el caso, la Procuraduría General de la República lusa indicó que tiene en estudio el informe final de las actuaciones policiales y judiciales sobre Madeleine y será objeto de una "cuidadosa apreciación y ponderación" antes de emitir una decisión. 

El Ministerio Público recordó que mientras se analizan las decenas de volúmenes de los documentos del caso, la investigación seguirá bajo secreto sumarial hasta mediados de agosto, fecha en la que concluye la más reciente de las prorrogas decididas por la justicia portuguesa para facilitar la investigación. Aunque algunos medios de Lisboa aventuraban hoy que el caso de la niña británica podía ser cerrado en este mes de julio o agosto ante la falta de avances, la Procuraduría puntualizó que aún debe determinar si son necesarias nuevas diligencias.

El Director Nacional Adjunto de la Policía Judicial, Pedro do Carmo, declaró a los periodistas que su institución está disponible para atender cualquier petición del Ministerio Público, la única instancia que puede dar por concluida la investigación. Fuentes de la Policía Judicial (PJ) consultadas por EFE negaron hoy que pueda confirmarse por ahora alguna decisión en torno al caso Madeleine, cuya investigación dieron por cerrada dos medios de Lisboa. 

Pero las autoridades reconocen extraoficialmente desde hace meses que no han conseguido nuevas pruebas y desde enero se ha informado varias veces de un inminente levantamiento del secreto del sumario que no acaba de producirse.


Un caso mediático 

Madeleine desapareció, cuando contaba cuatro años de edad, el 3 de mayo de 2007 mientras estaba de vacaciones con sus padres, Kate y Gerry McCann, y dos hermanos menores en un complejo hotelero del Algarve.

La Policía consideró primero sospechoso del caso a un británico residente en la zona donde la familia pasaba sus vacaciones pero en septiembre declaró formalmente a los padres sospechosos de una hipotética muerte accidental y ocultamiento del cadáver de la menor. La justicia portuguesa no ha levantado todavía la condición de sospechosos a ninguno de los tres implicados y fracasó, en mayo pasado, en su intento de hacer una reconstrucción de los hechos al no aceptar ir a Portugal algunos amigos de los McCann que les acompañaban en las vacaciones.

Tampoco la pareja de médicos británicos, que ha defendido siempre su inocencia y sostiene que la niña fue raptada, volvió a Portugal tras salir precipitadamente del país cuando fueron declarados sospechosos.

En el Reino Unido el portavoz de los padres de Madeleine, Clarence Mitchell, declaró hoy que Kate y Gerry McCann continuarán la búsqueda de su hija y pidió a las autoridades portuguesas que no archiven la investigación y que retiren a la pareja la condición de sospechosos. Las informaciones periodísticas sobre Madeleine resurgieron hoy en la fecha en que estaba anunciado el pase a retiro del inspector Gonçalo Amaral, uno de los responsables de la Policía Judicial en el Algarve, que estuvo al frente del caso y está considerado por los medios el principal defensor de la culpabilidad de los padres. 

Amaral, que fue criticado y ridiculizado en la prensa británica, fue apartado oficialmente de la investigación el año pasado por hacer declaraciones relacionadas con la investigación. Según varios medios lusos el inspector, que anunció la publicación de un libro sobre la desaparición de Madeleine, se ha jubilado prematuramente a causa de las fricciones de este caso.