Archivo de Público
Martes, 1 de Julio de 2008

El presidente uruguayo rechaza la "xenofobia" que padecen los emigrantes latinoamericanos

EFE ·01/07/2008 - 09:36h

EFE - El presidente de Uruguay, Tabaré Vázquez (i) participa en la Sesión Plenaria de la XXXV Cumbre de Jefes de Estado y de Gobierno del Mercosur, en Tucumán (Argentina), donde rechazó la "xenofobia" que padecen los emigrantes latinoamericanos.

El presidente de Uruguay, Tabaré Vázquez, rechazó los "brotes xenofóbicos" que sufren emigrantes latinoamericanos, al hablar hoy en la cumbre del Mercosur en Tucumán, donde se analiza una condena a la política migratoria de la Unión Europea (UE).

Vázquez remarcó, además, que profundizar la integración del Mercosur y países asociados es una cuestión de "supervivencia" para afrontar los problemas que acarrea el alza de los precios internacionales del crudo y los alimentos.

Luego de recordar que es nieto de emigrantes españoles, subrayó que le chocan "profundamente" los "brotes xenofóbicos y discriminaciones a ciudadanos latinoamericanos", hecho que "golpea muy fuertemente" en los países de la región.

"Nadie emigra por placer, sino por necesidad", puntualizó Vázquez, para quien América Latina "es un enorme laboratorio de investigación genética por las mezclas de razas y, sin duda, el mestizaje será el futuro de la Humanidad".

Destacó que durante el siglo pasado, en Uruguay "se recibió con los brazos abiertos a emigrantes europeos y ahora deberían tener en cuenta que el nieto de inmigrantes europeos muy pobres ha llegado a ser presidente del país", matizó sin nombrar al bloque europeo.

El Parlamento Europeo aprobó el 18 de junio pasado la directiva de retorno de inmigrantes irregulares, que entrará en vigor en 2010 y por la que podrían ser expulsados del viejo continente a unos 8 millones de indocumentados, gran parte de ellos latinoamericanos.

La norma, que ha sido criticada por varios países de América Latina, prevé que los inmigrantes en condición irregular, incluidos los menores, puedan ser detenidos e "internados" en centros especiales por hasta 18 meses mientras se tramita su expulsión de Europa, a donde no podrán regresar en cinco años.

El mandatario uruguayo, médico de profesión, sostuvo que la xenofobia es una de las "patologías severas" que sufre la Humanidad, junto con "la confrontación, la violencia y el terrorismo".

Asimismo, consideró que el alza de los precios del crudo y los alimentos "va a seguir por mucho tiempo", por lo que el Mercosur (Argentina, Brasil, Paraguay, Uruguay y Venezuela en proceso de adhesión) junto a sus asociados deben prepararse para ello.

En este sentido, recomendó como "política terapéutica" profundizar la integración "no solo por necesidad y oportunidad, sino por mandato histórico".