Archivo de Público
Martes, 1 de Julio de 2008

11-M: "Todos lo que están, pero no todos los que son"

El fiscal defiende con este argumento ante el Supremo la condena a El Egipcio

ÁNGELES VÁZQUEZ ·01/07/2008 - 00:26h

M.Patxot - Los jueces del Supremo que ven los recursos.

El fiscal de Sala Luis Navajas pidió a los cinco magistrados del Tribunal Supremo que tienen la última palabra sobre el 11-M que condenen a Rabei Osmen el Sayed, Mohamed El Egipcio, a 10 años de cárcel como miembro de una organización terrorista yihadista, hecho que estableció como probado la Audiencia Nacional, aunque no le condenó al aplicar erróneamente, según la Fiscalía y las acusaciones, el principio de cosa juzgada o de non bis in idem.

Tras recordar a las víctimas de los atentados de Madrid, el fiscal afirmó: Son todos los que están, pero no están todos los que son. La frase es lo más cerca que se estuvo ayer de las teorías de la conspiración que en su día sobrevolaron la instrucción de los atentados y el juicio de la Audiencia Nacional. En el Supremo la pronunció el fiscal y sólo quería decir que El Egipcio debe ser condenado, como miembro de organización terrorista, porque toda la legislación internacional establece que el non bis in idem sólo puede aplicarse consentencias firmes.

Explicó que el recurso que defiende carece de eficacia práctica, porque todo apunta a que la Justicia italiana confirmará la condena a 8 años de cárcel impuesta a El Egipcio, pero aún así entiende que la Audiencia debía haberle condenado. Después las autoridades españolas y las italianas computarían el tiempo cumplido por una sentencia en la otra, lo que garantizaría una condena y un único castigo por el delito.

Inductor

Antonio Segura, uno de los abogados de la Asociación11-M Afectados por el Terrorismo, aseguró a la hora de defender su recurso que El Egipcio pretende, por medio de un ingenio, quedar absuelto en toda Europa, pese a ser declarado terrorista yihadista.

La asociación que preside Pilar Manjón considera, a diferencia del fiscal, que los hechos que se le imputan en España son diferentes de los de Italia, aunque ambos países hayan compartido pruebas. En su opinión, no es conforme a la lógica que una persona que es grabada diciendo que los atentados de Madrid fueron idea suya, que tiene relación con otros autores y que fue reconocido en la finca de Morata de Tajuña (donde se prepararon las bombas), se le excluya como autor por inducción del 11-M.

Otro de los abogados de la asociación, Antonio García, pidió la condena de Rafa Zouhier (condenado a 10 años de cárcel por la Audiencia) como cooperador necesario de la masacre, participación que también atribuye a los absueltos Carmen y Antonio Toro. Los tres, según esta parte, conocían la peligrosidad que entrañaba Jamal Ahmidan, El Chino, (uno de los siete suicidas de Leganés), y aun así permitieron que adquiriera la dinamita.

Cooperadores necesarios

En cuanto a Abdelmajib Bouchar (condenado a 18 años de cárcel), García destacó que si hubiera muerto en Leganés habría sido considerado autor, como hizo la sentencia con los siete suicidas, pero como huyó, su condena se limitó a la pertenencia a organización terrorista y la tenencia de explosivos.

Por su parte, el letrado de la acusación particular Fernando Luján pidió la condena del absuelto Emilio Llano por falsificar conscientemente los libros de Mina Conchita. El resto de acusaciones se limitó a pedir que se modificaran ciertas indemnizaciones concedidas.