Archivo de Público
Martes, 1 de Julio de 2008

La 'mano dura' no sirve para reducir el consumo de drogas

Un estudio revela que los países que más penalizan al usuario de drogas, como EEUU, no tienen menores niveles de consumo

ANTONIO GONZÁLEZ ·01/07/2008 - 02:09h

JUPITER - La cocaína, una droga cada vez más extendida.

Llevar a cabo políticas de mano dura contra los usuarios de drogas ilegales no se traduce necesariamente en un menor consumo de estas sustancias. Esta es la conclusión de un estudio que publica hoy la revista PLoS Medicine y que sitúa a Estados Unidos como el país del mundo, con diferencia, donde se registra un mayor consumo de cocaína y cannabis, pese a tener uno de los regímenes legales más punitivos.

El estudio, que compara los casos de 17 países de los cinco continentes, revela que el 16,2% de los estadounidenses han probado la cocaína alguna vez, frente al 1,9% de Países Bajos, uno de los países con políticas antidrogas más liberales. En el caso del cannabis, Estados Unidos figura a la cabeza, ya que el 42,4% de la población lo ha probado, frente al 6,6% de Italia o el 10,4% de Bélgica.

“El consumo de drogas está vinculado a los ingresos, pero no parece estar simplemente relacionado con la política antidroga, ya que países con políticas más restrictivas no tienen menores niveles de consumo que aquellos con políticas liberales”, concluyen los autores, liderados por Louisa Degenhardt, de la Universidad de Nueva Gales del Sur (Australia).

En cuanto a España, el trabajo, que se basa en encuestas nacionales con datos de 85.052 personas, le quita el sambenito que le colgó la ONU en 2007 al considerarla el país con mayor consumo de cocaína del mundo. Según este estudio, España, con una prevalencia del 4,1% de personas que han probado la cocaína alguna vez en la vida, se situaría por detrás de Estados Unidos (42,4%) y Nueva Zelanda (4,3%) aunque, eso sí, seguiría a la cabeza de Europa en esta droga.

La aceptación de las drogas legales 

En lo que se refiere a las drogas legales, la gran mayoría de los encuestados en América, Europa, Japón y Nueva Zelanda reconocen haberlo probado al menos en alguna ocasión, siendo la prevalencia más reducida en los países de Oriente Medio, África y China. El mayor consumo de bebidas alcohólicas se registra en Ucrania (97%), seguida de Nueva Zelanda (94,8%), Alemania (95,3%) y Colombia (94,3%), cifras muy superiores a la española, donde el 86,4% de la población ha bebido alcohol.

En el caso del tabaco, paradójicamente es de nuevo Estados Unidos, el país con una legislación más restrictiva, donde la prevalencia de consumo es más elevada, con un 73,6% de personas que han fumado alguna vez, frente al 53,1% de España o el 58% de Países Bajos. Otros países donde el tabaquismo es elevado son Líbano (67,4%) y Ucrania (60,6%).

Otras conclusiones revelan tendencias ya conocidas por otros estudios, como que los varones presentan una mayor tendencia al consumo de drogas, al igual que ocurre entre los jóvenes y los adultos, y que un alto nivel de ingresos está habitualmente relacionado con un mayor consumo de drogas.

Por último, los autores indican que a pesar de que la investigación tiene limitaciones debido a que se trata de una muestra de sólo 17 países con diferentes muestras de población estudiada, las conclusiones revelan tendencias de consumo representativas de los cinco continentes.