Archivo de Público
Viernes, 2 de Noviembre de 2007

Sin repetir el curso entero

Quienes suspendan menos de cuatro materias no tendrán que matricularse de todas las clases

Y. GONZÁLEZ ·02/11/2007 - 23:15h

De todo el Real Decreto que desarrolla la reforma del Bachillerato, la propuesta que genera posiciones más enfrentadas es la del sistema de promoción de curso. El documento establece que los alumnos de primero de Bachillerato con hasta cuatro asignaturas suspensas podrán repetir sólo éstas y completarlas con dos o tres materias de segundo. Quienes suspendan más de cuatro volverán a cursar primero de Bachillerato entero.

Máximo nivel de exigencia

Mientras que para el Ministerio esta es una fórmula para aumentar la permanencia de los alumnos en el sistema educativo, la oposición y algunas asociaciones de padres consideran que lo que se hace es poner las cosas aún más fáciles a los estudiantes.

En la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, la vicepresidenta del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, aseguró que la reforma establece un "máximo nivel de exigencia".

Los últimos datos del Ministerio (curso 2004-05) sobre el porcentaje de alumnado que temina segundo curso de Bachillerato, se sitúan en el 72,4%. Teniendo en cuenta estos datos, cerca del 30% de los alumnos no consiguieron superar este curso. Otro dato importante es que cerca del 30% de los estudiantes españoles abandona los estudios cuando acaba Secundaria.

En Educación insisten en que la medida no ha sido bien entendida. "Con más de dos asignaturas se repite curso, pero se abre la vía de, con menos de cuatro suspensos, no cursar de nuevo el año académico al completo", explican. Las mismas fuentes aclaran que este sistema acerca a los chavales a lo que se hace en la Universidad y en que serán los padres y el centro escolar los que decidan si sus hijos repiten el curso al completo o se matriculan solo de las materias que no han superado.

Preguntado por Público, Álvaro Marchesi, Secretario General de la Organización de Estados Iberoamericanos para la Educación, consideró esta medida acertada. "Estudiar lo mismo otro año cuando ya se ha aprobado es bastante frustrante". No obstante reconoce que la iniciativa complica mucho la organización de los centros.