Archivo de Público
Viernes, 2 de Noviembre de 2007

El PP dice que advirtió al Gobierno de la "crisis" por su "falta de sinceridad" con Marruecos

Gustavo de Aristegui culpa al Gobierno de la reacción de Rabat, consecuencia de "política exterior errática, equivocada y absolutamente catastrófica en algún sentido".

PÚBLICO.ES / EUROPA PRESS ·02/11/2007 - 21:31h

El portavoz del PP en la comisión de Exteriores del Congreso de los Diputados, Gustavo de Arístegui, dijo hoy que su partido advirtió al Gobierno desde el principio de la legislatura de que la "falta de sinceridad con Marruecos era el camino más corto a la crisis", al tiempo que reprochó al presidente, José Luis Rodríguez Zapatero, su "incapacidad" para dejar claras a Rabat sus "líneas rojas". No obstante, admitió que la decisión de Marruecos de llamar a consultas a su embajador es "excesiva".

En declaraciones a la agencia Europa Press, De Arístegui subrayó que "el PP lleva advirtiendo al Gobierno de que esto iba a ocurrir, les dijimos que ciertas actitudes con nuestro vecino, que la falta de sinceridad y transparencia eran el camino más corto hacia una crisis". Pero, lamentó, pese a que "no hemos podido ser más claros, es evidente que este Gobierno nunca escucha".

En opinión del diputado popular, el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero no ha entendido que "la sinceridad, la transparencia, el respeto mutuo, la cordialidad no están reñidas en absoluto con llevarse bien con nuestro vecino" y reprocha a éste en gran medida de ser el responsables de la crisis provocada ahora por la visita de los Reyes a Ceuta y Melilla la próxima semana.

Según recordó, a Zapatero se le preguntó durante la última cumbre con Marruecos sobre "rumores del establecimiento de algún tipo de sistema de cosoberanía para las dos ciudades y él guardó un imprudente silencio".

Si el presidente del Gobierno "hubiese tenido la clarividencia de desmentir con toda claridad cualquier tipo de aproximación en ese sentido y haber dicho con toda la cordialidad que para el Gobierno de España la españolidad de Ceuta y Melilla es innegociable y es una línea roja" puede que "entonces hoy no estaríamos en esta situación".

Para De Arístegui, "este Gobierno se ha cubierto de gloria porque ha conseguido una cosa que parecía imposible, que es llevarse mal con Argelia y con Marruecos al mismo tiempo".

"Una política catastrófica" 

"Esto es una desgraciada consecuencia de una política exterior errática, equivocada y absolutamente catastrófica en algún sentido" del Ejecutivo, añadió.

No obstante, admitió que "esta es una medida excesiva", "Marruecos tiene que saber que es un tema muy sensible para España de la misma manera que Marruecos tiene sus líneas rojas y sus temas sensibles", señaló, al tiempo que expresó su deseo de que "esto sea un desencuentro breve y que el Gobierno sepa reaccionar con inteligencia".

Por último, aseguró que "el Gobierno puede estar seguro de que el PP no va a actuar desde la deslealtad y la irresponsabilidad como ellos lo hicieron en la última crisis bilateral entre los dos países". Así, recordó que entonces Zapatero, como líder de la oposición, "viajó a Marruecos con conocimiento pero sin el beneplácito del Gobierno y se puso de parte de la otra parte, haciendo política electoralista".

"Nosotros estamos haciendo una crítica a la política exterior del Gobierno desde los argumentos, sin el más mínimo sentido del oportunismo político como siempre lamentablemente ha hecho el PSOE en los últimos años", aseguró. "Nosotros actuaremos desde la lealtad y la resposnasbilidad", remachó.