Archivo de Público
Viernes, 2 de Noviembre de 2007

Sri Lanka retirará 108 cascos azules de Haití por prostitución

EFE ·02/11/2007 - 19:43h

EFE - El Gobierno de Sri Lanka ha decidido retirar a 108 de sus cascos azules (en la imagen) desplegados en Haití, quienes serán repatriados el 3 de noviembre.

El Gobierno de Sri Lanka ha decidido retirar a 108 de sus cascos azules desplegados en Haití después de investigar las acusaciones de que utilizaron los servicios de prostitutas, algunas de ellas menores de edad, anunció hoy la ONU.

La portavoz de la organización, Michelle Montás, dijo que la repatriación se efectuará el 3 de noviembre con el objetivo de que los implicados sean sometidos a medidas disciplinarias en su país.

"La acusaciones están relacionadas con transacciones sexuales, particularmente con el pago a prostitutas, algunas de ellas menores de edad", afirmó.

La portavoz dijo que las autoridades de Colombo decidieron repatriar a los militares después de recibir un informe preliminar del caso de la oficina de supervisión interna de la ONU, que lo elaboró en colaboración con un equipo de investigación de Sri Lanka enviado a Haití.

Entre los repatriados, precisó, se encuentra el segundo al mando del batallón de Sri Lanka, una de las unidades que junto a las de otros 18 países conforman la Misión de Naciones Unidas para la Estabilización de Haití (MINUSTAH).

"Naciones Unidas y Sri Lanka toman este asunto con la máxima seriedad y reiteran su compromiso compartido con la política de cero tolerancia del secretario general en casos de explotación y abuso sexual", dijo.

La portavoz agregó que el organismo mundial y el Gobierno de Colombo "lamentan profundamente" todo episodio de abuso y explotación que se haya producido.

Aseguró que la ONU seguirá de cerca las medidas que tome el Ejército de Sri Lanka, que de acuerdo a la legislación internacional es el responsable de juzgar las acusaciones vertidas contra sus soldados y castigarlas si es necesario.

MINUSTAH cuenta en la actualidad con 6.700 efectivos militares y 1.622 policías, que están bajo el mando del general brasileño Carlos Alberto Dos Santos Cruz.