Archivo de Público
Viernes, 2 de Noviembre de 2007

Turquía insiste ante Rice que ha llegado el momento de actuar contra el PKK

EFE ·02/11/2007 - 10:33h

EFE - La secretaria de Estado norteamericana, Condoleezza Rice, (i) posa junto al primer ministro turco Recep Tayyip Erdogan (d) antes de su reunión en Ankara, Turquía, hoy viernes 2 de noviembre. Rice viajó a Turquía para intentar que Ankara abandone cualquier intento de avance militar en la zona norte de Irak. La secretaria de Estado pedirá a Turquía que no usen la fuerza contra los separatistas kurdos que han lanzado ataques contra Turquía desde el lado iraquí de la frontera.

El Gobierno turco afirmó hoy en presencia de la secretaria de Estado norteamericana, Condoleezza Rice, de visita en el país, que ha llegado el momento de "entrar en acción" contra la guerrilla kurda en el norte de Irak.

"Hemos llegado a un punto en que las palabras ya no tienen sentido", dijo el ministro de Exteriores turco, Ali Babacan, en rueda de prensa conjunta con Rice, quien le brindó el apoyo de su país en la lucha contra el Partido de los Trabajadores de Kurdistán (PKK), al que EEUU también considera una organización terrorista.

Rice, que calificó al PKK de "enemigo común" para ambos países y una amenaza para la estabilidad de Irak, aseguró que Washington iniciará pronto "una acción importante" contra ese grupo.

"Queremos dar pasos importantes y bien pensados... Definitivamente queremos que el PKK termine sus acciones", dijo Rice tras su reunión con el primer ministro, Recep Tayyip Erdogan, y varios miembros del gobierno turco.

El ministro turco animó a Estados Unidos a "unir el deseo político con la capacidad física" en la lucha contra el PKK, ya que el gobierno iraquí "es incapaz de hacer nada" y la administración kurda "no quiere hacer nada", afirmó.

La responsable de la diplomacia estadounidense llegó hoy a Ankara con el objetivo de intentar evitar la intervención militar en el norte de Irak con la que Turquía amenaza desde hace semanas y para abordar asuntos relacionados con la próxima visita de Erdogan a Washington.

Erdogan, quién no hizo declaraciones tras su reunión con Rice, si tuvo palabras hoy para la oposición, a la que criticó por querer forzar una gran operación militar en Irak a toda costa.

En un discurso ante un grupo de líderes regionales del gobernante Partido de Justicia y Desarrollo (AKP), Erdogan afirmó que "lo que está en la agenda no es una guerra sino una operación" y "esperamos que no sea necesario".

Por el momento, Turquía ha anunciado sanciones económicas contra los kurdos en el norte de Irak con objeto de presionar a la administración autónoma a que combata las bases del PKK en la región.

Ayer, el portavoz del gobierno y viceprimer ministro turco, Cemil Cicek, manifestó que el Gobierno no revelará qué sanciones ha decidido aplicar pero agregó que "el embargo real comenzará después de la reunión entre Erdogan y Bush", prevista para la semana próxima en Washington.

"Si no conseguimos promesas concretas (de la administración kurda) contra el PKK, iniciaremos el embargo el 5 de noviembre próximo", precisó.

Después de una reunión con el presidente de Turquía, Abdullah Gül, la secretaria de Estado se trasladará a Estambul para participar en la cumbre ministerial de países vecinos de Irak.

Dicha reunión comenzó hoy a puerta cerrada a nivel de diplomáticos y tiene el objetivo de mejorar la estabilidad en el país árabe, ocupado por Estados Unidos desde 2003.

Representantes de Irak, Irán, Kuwait, Bahrein, Arabia Saudí, Egipto, Jordania y Siria fueron invitados a Estambul, junto a los miembros del Consejo de Seguridad de la ONU (EEUU, Francia, Reino Unido, China y Rusia).

También participarán delegados de los restantes países del G-8 (Japón, Alemania, Italia y Canadá) junto a los de la ONU, la Liga Árabe y la Comisión Europea.