Archivo de Público
Viernes, 2 de Noviembre de 2007

Decenas de miles de opositores piden en la calle que se vaya Saakashvili

EFE ·02/11/2007 - 11:22h

EFE - Miles de manifestantes se han congregado hoy frente a la sede del Parlamento de Georgia convocados por la oposición para pedir en un mitin que se elimine el cargo de presidente de la república. En la imagen, del 20 de julio de 2006, varios miles de manifestantes asisten a unos actos de protesta convocados por grupos opositores georgianos frente al edificio del Parlamento, en Tiflis, Georgia.

Decenas de miles de opositores corearon hoy exigencias de dimisión del presidente georgiano, Mijaíl Saakashvili, frente al Parlamento en un mitin convocado para demandar la eliminación del cargo de presidente de la república.

Los primeros manifestantes comenzaron a llegar a la avenida Shotá Rustaveli, la principal de la capital georgiana, a primera hora de la madrugada para participar en la manifestación convocada bajo el lema de "Georgia sin presidente".

El mitin, organizado por diez partidos y movimientos opositores, es el mayor que se ha celebrado en Tiflis desde la "Revolución de las Rosas", que en 2003 provocó la renuncia del entonces presidente, Eduard Shevardnadze, y catapultó a Saakashvili al poder.

Nada más comenzar la manifestación esta fue declarada "asamblea popular" y se acordó enviar una delegación de cinco personas para presentarle a Saakashvili un pliego de exigencias.

Las demandas son tres: convocatoria de elecciones parlamentarias en la primavera europa de 2008, constitución de una Comisión Electoral Central sobre bases paritarias y liberación de todos lo presos políticos.

La oposición le concedió a Saakashvili plazo hasta las 18.00 horas (14.00 GMT) para pronunciarse sobre sus demandas y, en caso de no ser así, amenazó con sumar a sus demandas la exigencia de su dimisión.

"¡Misha (diminutivo de Mijaíl), vete ya!", comenzó a corear la multitud cuando Konstantín Gamsajurdia, hijo del derrocado y difunto presidente Zviad Gamsajurdia, preguntó a los manifestantes desde la tribuna: "¿Necesitamos un presidente como este?".

En la plaza frente al Parlamento estaba Gueorgui Zhvania, hermano de Zurab Zhvania, desaparecido primer ministro y uno de los líderes de la "Revolución de las Rozas", quien murió en 2005 en extrañas circunstancias.

"Acompañaré a los participantes en el mitin todo el tiempo que sea necesario", declaró el hermano del malogrado jefe de Gobierno a la cadena de televisión Imedi.

El diputado Zviad Vitsiguri aseguró que la magnitud de la manifestación de hoy en la capital georgiana es una prueba de que el partido de Saakashvili, el Movimiento Unido Nacional, "ha muerto".

Entre los dirigentes opositores hay varias figuras que ocuparon altos cargos en el Gobierno de Saakashvili.

"No descarto que Mijaíl Saakashvili huya, pues es un gobernante débil", dijo a Efe el ex ministro de Estado para arreglo de conflictos Gueorgui Jaindrava, quien recalcó que "la oposición no quiere una revolución".

Jaindrava explicó que el objetivo de las fuerzas opositoras es celebrar unas elecciones parlamentarias transparentes y modificar la Constitución para establecer una república parlamentaria y eliminar el cargo de presidente.

La ex ministra a Asuntos Exteriores y líder del partido opositor La Vía de Georgia, Salomé Zurabishvili, aseguró que el país está en una "crisis profunda y el Gobierno reacciona de manera inadecuada".

"La convocatoria de elecciones parlamentarias abrirá el camino a la democracia", recalcó Zurabishvili.

Según una enmienda a la Constitución aprobada hace unos meses, las elecciones parlamentarias tendrán lugar entre el 1 de octubre y el 31 de diciembre -unos cuantos meses más tarde de lo previsto anteriormente-, de manera que coincidirán con las presidenciales.

"La mayoría no aceptará las demandas de la oposición sobre el cambio del plazos de la celebración de los comicios", declaró el presidente del comité parlamentario de Defensa y Seguridad, Guivi Targamadze, tras consultas con la presidenta del Parlamento, Ninó Burdzhanadze.

El mitin transcurre en medio de grandes medidas de seguridad, sin que hasta ahora se hayan registrado incidentes entre los manifestantes y la policía.

"Hay que hallar un compromiso cueste lo que cueste", dijo a un grupo de periodistas el ex presidente Shevardnadze, quien recalcó que "mucho depende de la sabiduría de las autoridades".

Agregó que si se produce derramamiento de sangre puede estallar una guerra civil.