Archivo de Público
Viernes, 20 de Junio de 2008

Cuba celebra el fin de las sanciones europeas

Fuentes diplomáticas de La Habana destacan el papel jugado por España

Los mojitos de Moratinos, por Ana Pardo de Vera

G.CASTILLO / A. PARDO DE VERA ·20/06/2008 - 21:00h

AP - Un ciudadano cubana ayer en La Habana.

Cinco años después de ordenadas las sanciones contra Cuba, Europa vuelve a la posición anterior sin haber obtenido la más mínima concesión del gobierno de Cuba. Pero La Habana recogió este viernes esta bocanada de aire fresco con muestras indudables de alivio. Fuentes diplomáticas de La Habana reconocieron el papel desempeñado por el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero en esta histórica decisión y alabaron sin ambages al ministro de Exteriores, Miguel Ángel Moratinos. Su trabajo diplomático ha sido clave, señalaron a Público.

Lógicamente a la disidencia cubana no ha gustado nada la posición española y censuraron que Zapatero ha dado un espaldarazo al gobierno cubano a favor de sus empresarios y sus intereses económicos y para eso ha utilizado a la Unión Europea, señaló la opositora Martha Beatriz Roque. El Ejecutivo español no comparte estas criticas y se felicitó por el esfuerzo realizado para que la UE aborde un cambio en la política hacia Cuba que permita el diálogo a ambos lados del Atlántico, así como impulsar el futuro de la Isla.

Zapatero se mostró confiado en que también Cuba de pasos positivos porque arrancar un acuerdo europeo no ha sido sencillo. Los 27, especialmente República Checa, Holanda, Suecia y Alemania, no ocultaron que a partir de ahora mirarán con lupa la política de la isla.

El ministro esloveno de Asuntos Exteriores, Dimitri Rupel, admitió que la UE sigue bastante dividida sobre la política a seguir respecto a Cuba y confirmó que el próximo año se revisará la decisión tomada ayer en Bruselas. EEUU mostró su disconformidad con esta medida porque, en su opinión, legitima la opresión en la isla.

Pero para Europa es importante abrir pronto un nuevo escenario comercial que, por el momento, dominan los chinos y, en menor medida, los venezolanos.