Archivo de Público
Viernes, 20 de Junio de 2008

El Prado abre sus puertas al arte contemporáneo

Cy Twombly expone en la pinacoteca madrileña junto a un cuadro de Velázquez

MARTA SUÁREZ ·20/06/2008 - 20:09h

reyes sedano - El museo prepara el montaje.

Las meninas, los bufones, la vieja friendo huevos, la maja desnuda y el caballero de la mano al pecho tienen nueva compañía. A partir del próximo jueves, quienes visiten el Museo del Prado se van a encontrar con los nuevos inquilinos de la pinacoteca: barcos que se desangran, luminosas evocaciones del oro de las armaduras turcas, el azul de la bruma matinal, el rojo del fuego y los cañonazos sobre los obsesivos barcos enemigos. Es Lepanto, la colorista serie de 12 cuadros del estadounidense Cy Twombly expuesta en la sala C de la ampliación, que está enfrentada a un cuadro de Velázquez relacionado con la contienda. Lepanto se podrá visitar del 26 de junio a mediados de septiembre en el Prado.

Esta apertura al arte comporáneo mantiene, en realidad, la temática clásica ya narrada con otros pinceles en el museo. Twombly recupera el relato histórico de la batalla naval del 7 de octubre de 1571 en la que los turcos otomanos se enfrentaron a la Liga Santa, la coalición cristiana de España, Venecia y la Santa Sede. El trazo agresivo y la intensidad de los colores de estos jóvenes cuadros iluminan con nueva intensidad los centenarios inquilinos del museo pintados por Velázquez, Goya, Tiziano, Tintoretto...

Madrid sí, Londres no

La Tate Gallery de Londres quería contar con Lepanto, pero Twombly, tan esquivo con las exposiciones como con los periodistas, prefirió hacerlo en Madrid antes de que esta obra descansara de forma definitiva en la Antigua Pinacoteca de Munich. La dirección del Prado ofreció al artista la posibilidad de exponer junto al artista que quisiera y él apuntó alto. Propuso que el magnífico Bufón don Juan de Austria de Velázquez llenara en solitario una de las cuatro paredes de la sala.

El diálogo de lo clásico con lo moderno choca, pero encaja. Don Juan fue el gran vencedor de Lepanto y Velázquez, que en este cuadro no hace una pintura propagandística, le ridiculiza.

Inusual. Es arte contemporáneo en el Prado. Pero no es algo único y cada vez lo será menos. La dirección ya ha programado a Francis Bacon como siguiente entrega.