Archivo de Público
Viernes, 20 de Junio de 2008

Ferrer disputará una final sobre hierba

El escenario es el Abierto holandés de Hertogenbosch y su rival, el francés Marc Gicquel

AGENCIAS ·20/06/2008 - 17:47h

El español David Ferrer derrotó al argentino Juan Martín Del Potro por 7-6 (4) y 6-1 para acceder a la tercera final de la temporada en el Abierto holandés de Hertogenbosch, donde se enfrentará con el francés Marc Gicquel que dio cuenta del también argentino Guillermo Cañas por 3-6, 6-0 y 6-4. Ferrer y Gicquel tienen dos enfrentamientos previos a esta final que disputarán en la hierba holandesa de Hertogenbosch con sendos triunfos del francés en los Abiertos de Lyon 2005 y Metz 2006.

En Hertogenbosch Ferrer irá por su séptima consagración tras los festejos de Bucarest (2002), Stuttgart (2006), Auckland (2007), Bastad (2007), Tokio (2007) y Valencia (2008), mientras que el tunecino nacionalizado francés buscará jugará su tercera final y buscará su primera alegría en su carrera.


El valenciano empleó casi una hora y media para vencer la resistencia del tandilense, que opuso gran resistencia durante el primer parcial. Ferrer, número cinco del mundo, no pudo quebrar el servicio del argentino pero también logró salvar las dos oportunidades que tuvo Del Potro para romper el suyo. Ante esta paridad en seis juegos por bando, el 'tie-break' mostró al tenista valenciano más tranquilo y sereno para definir los puntos y quedarse con el parcial.

El segundo no fue tan sencillo para Ferrer, pero el aprovechamiento de dos de las tres oportunidades de quiebre contrastó con las cuatro desperdiciadas por su rival. Además Del Potro no fue tan efectivo con su primer servicio y cometió muchos errores no forzados. En la otra semifinal Guillermo Cañas (7) no pudo ratificar su condición de favorito y cayó en tres juegos ante el francés Marc Gicquel, de gran semana que eliminó en octavos de final a su compatriota Richard Gasquet (2).

Gicquel no se resignó tras caer en el primer parcial ante un argentino que encontró su mejor tenis con un servicio sólido (5 puntos directos de servicio) y no ofreció posibilidades de quiebre a su rival. La historia se revirtió en el segundo set porque Cañas no acertó y estuvo muy errático, al punto que se Gicquel se quedó con el triunfo dejando en blanco la puntuación de juegos de Cañas. En el tercero y definitivo juego reinó la paridad con pocas posibilidades de quiebre, sólo dos para el ganador que aprovechó la segunda para quedarse con el partido.