Archivo de Público
Jueves, 19 de Junio de 2008

Los equipos de TDT pagarán canon en 2009, nueve meses antes del apagón analógico

Móviles y reproductores de mp3 incluirán la tasa desde el próximo 1 de julio

ANA TUDELA ·19/06/2008 - 21:08h

El Boletín Oficial del Estado (BOE) les puso ayer para desayunar a los españoles la orden ministerial de los Ministerios de Industria y Cultura que fija la fecha de entrada en vigor del polémico canon digital: 1 de julio de 2008, es decir, dentro de diez días.

A partir de ese momento, cada móvil con función de reproducción de música que vendan los fabricantes supondrá un ingreso de 1,10 euros para las sociedades gestoras de derechos de autor (0,40 euros menos de lo anunciado en diciembre pero 1,10 euros más de lo que ingresaban hasta ahora); mientras que cada reproductor mp3 les generará 3,15 euros, entre otros dispositivos.

La conocida lista de equipos afectados parecía dejar poco lugar a las sorpresas, después de dos años de negociaciones para sacarla adelante. Y sin embargo, las hubo. Cuando la norma publicada ayer lleve un año an vigor, “determinados equipos decodificadores de señales de televisión digital con disco duro integrado” quedarán “sujetos automáticamente al pago en concepto de compensación por copia privada”, explica la orden ministerial. Eso significa que el canon también se aplicará los equipos de televisión digital terrestre (TDT), así como a las televisiones por ADSL y cable como Imagenio y Ono. ¿Cuantía? 12 euros por cada decodificador.

Al calor del apagón

La novedad es importante porque para 2009 se espera que los consumidores compren masivamente decodificadores de TDT con disco duro (permite la grabación y almacenamiento de contenidos), que son los que se verán afectados por el canon digital.

La señal tradicional de televisión (analógica) se apagará definitivamente, según ha decidido el Gobierno, el 3 de abril de 2010, con fases escalonadas fijadas en función del tamaño de cada población. Quien al llegarle el turno no haya adaptado la antena de su edificio o no disponga de un decodificador de señal de televisión digital (TDT, línea de teléfono o satélite), no podrá ver televisión. Esto es algo que desconoce alrededor de la mitad de la población, según datos de Impulsa TDT. De aquí a entonces se espera que se intensifiquen considerablemente las campañas de información y que eso dispare las ventas.

De hecho, ya es un negocio en auge. A cierre de abril, los decodificadores de TDT vendidos (incluidos los integrados en el televisor) superaban los 10 millones de unidades. Sin embargo, todavía son marginales los equipos que se venden con disco duro De las unidades vendidas en 2007, sólo del 2% lo incluía, según datos de la patronal tecnológica Asimelec. En el primer trimestre de 2008, la cifra alcanzaba el 5%. La lógica de la evolución de la asunción de la tecnología por parte del consumidor dice que ese porcentaje seguirá creciendo de forma acelerada.

Para cuando se pueda hablar de masa crítica, las gestoras de derechos ya tendrán amarrado el canon para un nuevo equipo, ya que la lista publicada ayer permanecerá en vigor hasta 2010, opinaban ayer fuentes de las compañías. Las gestoras de derechos consultadas, sin embargo, veían la exclusión de los equipos durante el primer año de la norma en vigor como una cesión del Gobierno a la industria.

En cualquier caso, será una cifra que sumar a la recaudación prevista por canon, que debe estar entre 110 y 118 millones de euros o se revisará la lista de dispositivos.

Nadie sabe cuándo y cómo llegará al usuario 

La publicación de la orden ministerial del canon digital pareció pillar ayer por sorpresa a buena parte de los implicados. Grandes superficies consultadas por este periódico desconocen a partir de qué momento llegará el canon al consumidor final porque lo que especifica la norma es que, desde el 1 de julio, los fabricantes deberán empezar a cobrar la compensación por copia privada a los distribuidores. Éstos entienden que lo que tengan almacenado hasta ese momento no debe incluir el pago del canon por parte del consumidor.

Y aunque todas las fuentes consultadas parecen dar por hecho que será el ciudadano de a pie quien afronte el pago, hay matices.

En el caso de los teléfonos móviles, por ejemplo, dado que en España los distribuyen fundamentalmente las operadoras de telefonía y que buena parte del precio la asumen las propias operadoras, no se espera que el usuario note el canon al adquirir un terminal.

Otra cosa, añaden, es que cada año se presupuesta una cantidad para subvencionar terminales y que parte de ese presupuesto se derivará ahora al pago del canon, con lo que de uno u otro modo el usuario terminará por verse afectado.

Una de las novedades que introduce la orden ministerial publicada ayer es la necesidad de “desplegar una lucha más efectiva contra el fraude en el pago de la compensación por copia privada”.  Para ello se prevé crear un “grupo de trabajo compuesto por las asociaciones sectoriales (de empresas tecnológicas), que representan a los deudores, y las entidades de gestión de derechos.