Archivo de Público
Jueves, 19 de Junio de 2008

El luxemburgués Kirchen desplaza a Igor Antón al frente de la general

EFE ·19/06/2008 - 19:32h

EFE - El ciclista de Luxemburgo, Kim Kirchen, del equipo High Road, celebra en el podio tras ganar la etapa la sexta, 188,1 km desde Ambri a Verbier, y proclamarse líder de la clasificación en la 72 edición del Tour de Suiza.

El luxemburgués Kim Kirchen, del High Road, asestó un doble golpe en la Vuelta a Suiza al imponerse en la sexta etapa disputada entre Ambri y Verbier, de 188 kilómetros en la que arrebató el jersey de líder al español Igor Antón, del Euskaltel Euskadi, que llegó a meta a meta con 33 segundos de retraso.

Kirchem ganó con claridad ante un grupo que marcaron la carrera en los dos últimos kilómetros, punto en el que empezó a ceder Igor Antón, que no aguantó el ritmo de los mejores. El luxemburgués, ganador este año de la Flecha Valona y dos etapas en la Vuelta al País Vasco, marcó un tiempo de 5h.28.24, haciendo bueno un fulminante arreón final.

Con el mismo registro llegó el alemán Andreas Kloden (Astana), quien junto al ruso Ivanov, que llegó cuarto, firmó un buen trabajo del Astana. La tercera plaza fue para el checo Roman Kreuziger, del Liquigas.

Igor Antón dio muestra de debilidad y el detalle no pasó inadvertido para sus rivales, que atizaron el ritmo para descolgar al líder. El corredor de Galdacano llegó con un retraso de 33 segundos, lo que le supuso ceder el maillot amarillo a Kirchen, que ahora se pone al frente de la general con 27 segundos de adelanto sobre Kreuziger y 33 respecto al jefe de filas del Euskaltel.

La etapa presentaba una dificultad al principio y otra al final con el ascenso hasta la meta de Verbier. En la primera de ellas, en el Puerto de Nufenen, techo de la Vuelta a Suiza con 2.600 metros de altitud, se formó la escapada que animó la jornada.

En el viaje once corredores que se unieron después de varios ataques del kazako Maxim Iglinsky (Astana), uno de los corredores más combativos del pelotón. se sumaron entre otros el alemán Jens Voigt (CSC), el venezolano José Rujano (Caisse D'Epargne), y el italiano Giovanni Visconti (Quick Step).

En el kilómetro 100 el adelanto era de 11 minutos, pero a partir de ese instante la renta empezó a caer de forma vertiginosa, a medida que se aproximaba el momento clave del viaje, al ascenso a Verbier, en cuyas primeras rampas los aventureros se iban quedando clavados uno a uno.

Con 8 kilómetros hasta meta que ofrecían pendientes medias del 8 por ciento y máximas del 12, dos supervivientes: el suizo Mathias Franck y el irlandés del Ag2r Philip Deignan, trataron de resistir sin éxito alguno, ya que los favoritos habían empezado a imponer ritmo de caza.

A falta de 4 kms atacó el belga Stijn Devolder, el ganador del Tour de Flandes que solo estaba en la general a 22 segundos de Antón. Con el amarillo cerca de sus espaldas se vio superado bajo la pancarta del último kilómetro por los hermanos Schleck -Andy y Frank, Andreas Kloden, Kreuziger y Kirchem, en un auténtico festival de corredores luxemburgueses. Antón se iba despidiendo del liderato a 15 segundos del tren de cabeza.

Con la meta a la vista Kirchem cambió de ritmo para ganar unos metros y poder celebrar a lo grande su cuarta victoria de la temporada y presentar su candidatura a la Vuelta a Suiza.