Archivo de Público
Jueves, 19 de Junio de 2008

La fiscalidad de los autónomos, a examen

Las asociaciones de autónomos son partidarios de revisar la fiscalidad de este colectivo. Creen que habría que cambiar el régimen de módulos e introducir mejoras en la estimación directa

ANA MUGUERZA ·19/06/2008 - 18:36h

Alrededor de un millón de autónomos (aproximadamente un tercio del sector)  salda sus cuentas con el fisco a través  del sistema de módulos en el IRPF, pero esta modalidad de tributación lleva algún tiempo bajo lupa y no se descartan cambios.

Recientemente, el secretario de Estado de Hacienda y Presupuestos, Carlos Ocaña, se mostraba partidario “de abrir una reflexión para la actualización” de este sistema fiscal –Hacienda se estaría planteando reducir el número de módulos, aunque no sería de hoy para mañana–, mientras que en el Congreso de los Diputados se estudia, a propuesta de Covergencia i Unió, la creación de una comisión para analizar cambios en la fiscalidad de los autónomos.

Las organizaciones que representan los intereses de este colectivo ven con buenos ojos una reforma del sistema fiscal del sector. Camilo Abietar, presidente de la Organización de Profesionales y Autónomos (OPA), cree que el régimen de módulos, vigente desde hace 16 años, necesita una readaptación. “No decimos que el sistema sea malo, pero sí necesita algunos ajustes para adaptarlo a la nueva realidad económica. Además, perjudica a algunos negocios.

Por ejemplo, no tiene sentido que una peluquera que tiene su local en un pueblo tenga que pagar a Hacienda lo mismo que otra que lo tiene en el centro de la capital y que factura mucho más”, explica. OPA considera además que la declaración por módulos debería ampliarse a nuevas profesiones no contempladas en la actualidad, como por ejemplo a los servicios parasanitarios (dietistas, naturópatas, etc).

UPTA y ATA, dos de las organizaciones más representativas del sector, también abogan por una actualización del sistema. Sebastián Reyna, presidente de UPTA, opina que “de forma progresiva, debería producirse un trasvase de contribuyentes que declaran por el modelo de módulos al régimen de estimación directa, también dentro del IRPF, para que se puedan beneficiar de más desgravaciones”.

Las asociaciones de autónomos, que esta semana se han reunido con CiU para presentarle sus propuestas en materia fiscal, son partidarias de mejorar el modelo de estimación directa, al que se acogen para declarar también muchos autónomos, y de homologarlo al Impuesto de Sociedades, que contempla mayores ventajas fiscales como deducciones por la contratación de trabajadores.

Pero no todos están de acuerdo con una posible reforma. La Federación Española de Autónomos (CEAT), vinculada a la CEOE y considerada como un interlocutor del sector de los autónomos por el Gobierno, ha mostrado su “más absoluto rechazo” ante una eventual supresión o reducción sustancial de régimen de módulos, ya que, en su opinión, este sistema ayuda a eliminar las cargas burocráticas y administrativas de las empresas y los autónomos.

Las claves del sistema de módulos

Se calcula que de los 3,4 millones de autónomos que existen actualmente en España, el 70% tributa en el IRPF por el sistema de estimación directa o por módulos. En este último sistema, llamado también de estimación objetiva, se determina la cantidad que el contribuyente debe pagar a Hacienda en función de diversos criterios objetivos del negocio (metros cuadrados del local, número de empleados o el consumo de electricidad, entre otros), independientemente de su facturación y de sus beneficios.

A este sistema se acogen voluntariamente pequeños negocios, como comercios, cafeterías y bares o talleres de reparación de coches, con una facturación anual inferior a los 450.000 euros. Una de las ventajas de los módulos es que no obliga a llevar una contabilidad exhaustiva de ingresos y gastos como ocurre con la estimación directa, lo que ahorra tiempo y permite no contratar a terceros. Sin embargo, este modelo fiscal siempre ha sido muy criticado y Hacienda considera que se ha convertido en un foco de fraude.