Archivo de Público
Jueves, 19 de Junio de 2008

Merkel: Europa no puede permitirse el lujo de reflexionar sobre el no de Irlanda

EFE ·19/06/2008 - 08:06h

EFE - La canciller alemana, Ángela Merkel, hace una declaración de gobierno sobre la actual crisis en la Unión Europea hoy jueves 19 de junio ante el Bundestag, el Parlamento germano, en Berlín (Alemania).

La canciller alemana, Angela Merkel, afirmó hoy ante el Bundestag, el Parlamento germano, que la Unión Europea (UE) no puede perder el tiempo lamentando el rechazo de Irlanda al Tratado de Lisboa ni permitirse el lujo de abrir una fase de reflexión.

"Europa no puede permitirse una nueva fase de reflexión" y "tampoco podemos perder el tiempo lamentando la decisión de los irlandeses", dijo Merkel en una declaración de gobierno previa al Consejo de Europa que hoy comienza en Bruselas.

Destacó que "la UE necesita el Tratado de Lisboa" y debe superar la situación creada por el rechazo de Irlanda con "rapidez, determinación, sensatez y unanimidad".

Rechazó con vehemencia entrar en una discusión sobre una Europa de dos velocidades y no sólo porque contradice los objetivos de la propia Unión sino porque las reformas institucionales que plantea el Tratado de Lisboa requieren unanimidad.

"El Tratado de Lisboa no admite excepciones, como la fijada por el Reino Unido con el euro o Dinamarca en Política de Defensa. Este Tratado determina el funcionamiento de las instituciones europeas", agregó la canciller.

Merkel, que evitó hablar de crisis, se declaró "convencida y determinada" a encontrar una "solución común y con Irlanda", cuyo primer ministro, Brian Cowen, expondrá hoy a sus colegas de la UE un primer análisis sobre las causas del fracaso del referendo.

"Tenemos que escuchar a Irlanda y darle la oportunidad de regresar por si sola al Tratado de Lisboa. Eso sería lo mejor", sostuvo la canciller en su declaración de gobierno.

Ante el Bundestag, la canciller no habló de fijar calendarios, pero recordó que las elecciones al parlamento europeo del año próximo deberían celebrarse sobre las bases del Tratado de Lisboa.