Archivo de Público
Miércoles, 18 de Junio de 2008

Peronistas históricos y jóvenes "kirchneristas" poblaron la Plaza de Mayo

EFE ·18/06/2008 - 17:00h

EFE - Cientos de manifestantes se reúnen durante el acto convocado por el Partido Justicialista en apoyo a la presidenta, Cristina Fernández de Kirchner, en la Plaza de Mayo de Buenos Aires, Argentina.

Ruidosas columnas gremiales, peronistas históricos que peinan canas y jóvenes "kirchneristas" confluyeron hoy en la histórica Plaza de Mayo de Buenos Aires para dar su apoyo a la presidenta argentina, Cristina Fernández.

A juzgar por la enorme cantidad de autobuses aparcados que se acumularon en el centro porteño, la gran mayoría de los asistentes al acto provino de la populosa periferia de la ciudad y algunos viajaron desde el interior del país.

Si bien este mitin tuvo como propósito respaldar a Fernández en el conflicto con el sector rural, que desde hace más de tres meses protesta contra el Gobierno, contó con el folclore característico de las manifestaciones del Partido Justicialista (PJ, peronista).

"La primera vez que vine acá fue en 1945 y vi al general (Juan) Perón", quien fue tres veces presidente de Argentina y fundador del PJ, dijo a Efe Alfredo, un jubilado que concurrió a la plaza junto a su esposa, Mabel.

Como hicieron muchos otros, el matrimonio no llegó por sus propios medios al acto, sino que lo hizo en un autobús que puso a disposición de los manifestantes el municipio de Lanús, bastión peronista del sur del conurbano bonaerense.

Entre la multiplicidad de banderas y pancartas, las nutridas columnas de los sindicatos se identificaron con distintos colores: los camioneros lucieron gorras verdes y los metalúrgicos, chalecos azules.

A medida que crecía el repiqueteo de los bombos y estallaban los primeros petardos, oficinistas con corbata o zapatos de tacón huían del centro de Buenos Aires, mientras otros preferían aguardar el inicio del discurso de la mandataria, a pesar del frío de la tarde.

Para amenizar la espera, por tres pesos (casi un dólar) los vendedores ambulantes ofrecían café, gaseosas, perros calientes y "choripanes", bocadillos de chorizo que son todo un clásico en esta clase de actos.

En tanto, cientos de militantes de la Juventud Peronista entonaron cánticos favorables al esquema de impuestos móviles a las retenciones de granos dispuesto por el Ejecutivo en marzo último y que fue el detonante del conflicto con el sector rural.

Además de vivar a Fernández, que acaba de cumplir seis meses de gestión, los manifestantes aplaudieron largamente a su esposo y antecesor en la Presidencia, Néstor Kirchner, hoy líder del PJ y quien estuvo presente en el acto.

Ubicado en uno de los laterales de la plaza junto a su familia, Ricardo declaró a Efe que su presencia en el mitin obedecía a una "invitación de un puntero (dirigente) político" de Moreno, la localidad de la periferia de la ciudad en la que reside.

"Vine porque estoy de acuerdo con la convocatoria", aclaró Ricardo, quien igualmente reconoció que "se habló de paquetes de comida" como recompensa para quienes hayan asistido a la manifestación.

Mientras desde un palco montado de espaldas a la Casa de Gobierno Fernández pedía a las entidades agropecuarias que dejen de bloquear rutas y se constituyan como partido político para validar sus ideas, un hombre sostenía un cartel con la leyenda "Firmeza no es soberbia".

A pocos metros de distancia, otra pancarta remitía a los alimentos que se echan a perder por los bloqueos de carreteras con una exigencia para los productores del campo: "Basta de tirar comida".