Archivo de Público
Miércoles, 18 de Junio de 2008

El minutero sigue a favor

GRECIA 1 - ESPAÑA 2. Bajo el mando de Xabi Alonso, que intentó el gol del torneo, los suplentes derrotan a una Grecia rácana. Marcaron De la Red y un buen Güiza. La defensa B también salió retratada

JOSÉ MIGUÉLEZ ·18/06/2008 - 23:02h

REUTERS - Rubén De la Red celebra su gol ante Grecia.

El plasta de la megafonía es definitivamente insoportable, lo más duro de la Eurocopa. Empieza a dar la barrila dos horas antes del partido y no para. El tío no se cansa. Le importa bien poco que la grada no le haga caso. Sigue y sigue. Encima grita de oídas, a esta selección la tiene recién leída. Porque ni su Viva España guarda parecido con la versión original, ni el “Rubén, Rubén” que se empeñaba en corear aludía a ningún jugador del once titular. Debía referirse a De la Red, pero, claro, la afición no le seguía. Las tribunas saben volar solas, no necesitan ayuda, pero la modernidad insiste en colocarles animadores postizos. Los ‘speakers’ acaban con el fútbol.

Grecia se adelantó, pero remontó España con más intención que luces

Y eso que a lo de ayer no se le puede llamar exactamente fútbol, que pierde su sentido y su atractivo cuando no tiene nada en juego. Y lo de ayer era jugar por jugar. No había más contenido al fondo que mejorar la estadística de Luis Aragonés. Y en el bando griego, el honor, cerrar la Eurocopa a la que llegó como campeón con la dignidad al menos de un partido ganado. Pero el objetivo de ambas selecciones pesó finalmente menos que el afán del plasta de la megafonía de Salzburgo por dar la nota. No se calló ni con el balón en juego.

Los suplentes cumplieron 

Luis Aragonés aprovechó la falta de trascendencia para conceder descanso a los habituales (quién sabe si al tiempo, cortarles la buena racha) y repartir minutos entre los que vinieron a Austria con la etiqueta de suplentes colgada de la camiseta. En el fondo, el partido reafirmó su condición. No en todos los casos, pero en su conjunto, España fue un equipo blando e ingenuo. Dominador y combinativo, pero tierno de pegada y de defensa. Y, sobre todo, muy lento.

Xabi Alonso se sintió el hermano mayor. Se vio como capitán y se creyó el cargo. Fue el jugador con más presencia, el dueño del balón, el jefe de todas las operaciones. Y su comandante fue Cesc, al que se le vio más cómodo que inspirado con la máxima libertad por la zona de entrelíneas.

Grecia consintió que España llevara el dominio. Fue a lo suyo. Se cerró con atención y bravura, se proyectó a la contra y se afiló en la estrategia. Marcó a balón parado, aunque fue menor su habilidad que el desajuste español. Albiol quedó retratado: Charisteas le dejó plantado al borde del área y el central ni se enteró de la fuga.

El plasta de la megafonía estropeó las lágrimas de Güiza

Quizás ofendida por el recuerdo de la grada (reclamó más espíritu del equipo al grito de “échale huevos”), España se lanzó a corregir el resultado en el segundo tiempo. Sin ganar velocidad ni ritmo, pero sí intención. Xabi Alonso multiplicó su búsqueda del gol con pases y remates, Güiza se quitó los nervios y De la Red se incorporó arriba. Llegó el gol en una bonita triangulación cerrada por De la Red y se rozó otra media docena.

Tanto lo buscó, ante la indiferencia de los griegos, que al final se salió con la suya. Marcó Güiza, como buen nueve, y en el camino se emocionó. Lloró en la celebración, puso los pelos del punta... Una escena conmovedora estropeada, cómo no, por unos berridos. Los del plasta de la megafonía.

Ficha técnica:

Grecia 1 - España 2

Grecia: Nikopolidids; Vintra, Kyrgiakos (Antzas, m.62),Dellas, Spiropoulos; Basinas, Katsouranis; Salpingidis (Giannakopoulos, m.87), Karagounis (Tziolis, m.74), Amanatidis; y Charisteas.

España: Reina; Arbeloa, Albiol, Juanito, Navarro; Xabi Alonso; Sergio García, Cesc, De la Red, Iniesta (Cazorla, m.57); y Güiza.

Goles: 1-0. M. 42: Charisteas, de cabeza, completamente solo, a la salida de un libre indirecto.1-1. M.61. Cesc lanza un pase largo sobre el área, Güiza la deja muerta de cabeza y De la Red fusila a Nikopolidis.1-2. M.89. Sergio García cuelga con la izquierda desde la banda derecha y Güiza, de cabeza, marca en el segundo palo.

Árbitro: Webb (Inglaterra). Amarilla a Karagounis, Güiza, Arbeloa, Basinas y Vintra.

Stadion Wals-Siezenheim: 30.883 personas.