Archivo de Público
Miércoles, 18 de Junio de 2008

‘Nanysex’ empezó a abusar de niños a los 13 años

El forense asegura en el juicio que el acusado tiene un alto grado de reincidencia

Patricia Rafael ·18/06/2008 - 22:57h

Un hombre muy frío, calculador. Con ocho años realizó los primeros tocamientos a niños. Con 13 abusó del primer menor, y sobre todo a partir de los 16 años ya se dio cuenta de que lo que le gustaban eran los niños. El forense ratificó ayer, en el tercer día del juicio que se celebra en a Audiencia Provincial de Madrid contra tres imputados por abusos sexuales a menores, el informe pericial que describe el perfil del principal acusado, Álvaro I. G, de 25 años, también conocido como Nanysex.

El forense señaló que el imputado tiene preferencias pedófilas y un trastorno invariable severo: sólo le gustan los niños que son menores de cinco años, explicó tras finalizar la vista el abogado de una de las acusaciones particulares, Manuel Maza. El perito añadió que la recuperación de Álvaro es “muy difícil”, y que hay un alto grado de reincidencia.

Sin arrepentimiento

En la tercera sesión del juicio, el forense describió a Álvaro como una persona con plena conciencia de sus actos, por lo que tiene capacidad para diferenciar el bien del mal. El acusado no se arrepiente de lo que hace, y a lo único a lo que tiene miedo es a que le sorprendan cuando comete los abusos, señaló por su parte el psiquiatra llamado a declarar a petición de la defensa.

Este experto también indicó que su paciente presenta un 40% de reincidencia, puntualizó Maza.

Tras finalizar la vista, el psiquiatra que examinó a Álvaro se refirió a este tipo de pacientes como “delicuentes-enfermos”. En su opinión, para que puedan ser reinsertados sin peligro en la sociedad hay que aplicarles “un tratamiento de control y seguimiento”, informó Efe.

“Inmadurez sexual”

Respecto a los otros dos acusados de abusos, José G. C., de 26 años, y Eduardo S. M., de 27, el forense afirmó que sufren “inmadurez sexual”. Y que sobre todo Eduardo es consciente de sus actos, ya que estaban planificados (viajó desde Barcelona a Madrid con una cámara para grabar con Álvaro los abusos a los niños, según la Fiscalía). Ambos acusados, al contrario que Nanysex, se sienten a veces culpables de sus actos, describió el forense. Los tres procesados se enfrentan a penas de entre 13 y 39 años de cárcel.

El abogado de Álvaro pidió al tribunal medidas de protección a su cliente, ya que afirmó que el martes fue agredido por otros presos en el furgón que le trasladó de los juzgados a la cárcel. Relató además que al llegar a prisión, unos internos trataron de entrar en su celda. Según él, al no conseguirlo prendieron una toalla y la lanzaron ardiendo al habitáculo. Fuentes de Instituciones Penitenciarias negaron ayer estos hechos y señalaron que no existieron tales agresiones.