Archivo de Público
Miércoles, 18 de Junio de 2008

Los servicios médicos atienden a 145 personas tras fuga de cloro Tres Cantos

EFE ·18/06/2008 - 10:21h

EFE - Un bombero rocía de agua a un compañero como medida de descontaminación tras participar en el dispositivo creado tras la fuga de cloro que se produjo en la depuradora de Tres Cantos, en Madrid, que provocó la atención sanitaria a 50 personas por inhalación de cloro, de las que once han sido trasladadas a hospitales, aunque todas se consideran leves.

Los servicios médicos han atendido a 145 personas tras la fuga de cloro ocurrida esta mañana en la depuradora de Tres Cantos, de los cuales 43 han pasado por el hospital, y únicamente dos permanecían esta tarde en observación, según ha informado el Servicio Madrileño de Salud.

La mayoría de las personas atendidas tras el escape de cloro que se produjo presentaban irritación de las vías respiratorias y los ojos.

De los 145 afectados, 118 fueron atendidos por el SUMMA 112 y por los profesionales de los dos centros de salud del municipio de Tres Cantos, y sólo 16 requirieron ser trasladados a centros hospitalarios.

A los diferentes hospitales de Madrid también han acudido a lo largo del día, por sus propios medios, otras 27 personas afectadas por la inhalación de cloro.

El Servicio Madrileño de Salud ha precisado que, a las 18.00 horas, 41 de los 43 pacientes vistos en hospitales ya habían recibido el alta médica, y los dos restantes seguían en observación.

El suceso ha ocurrido sobre las 8.30 en la Ronda de Valdecarrizo del polígono industrial de Tres Cantos, cuando, por causas que se investigan, un camión de la empresa Hispanagua que descargaba una cisterna de hipoclorito sódico ha vertido parte del contenido en un depósito de cloruro férrico, formándose un nube tóxica de cloro, han precisado la Delegación del Gobierno y el Ayuntamiento.

Inmediatamente se ha activado el Plan de Emergencias regional, estableciéndose un perímetro de seguridad inicial de 1.200 metros mientras los bomberos de la Comunidad de Madrid han controlado la fuga.

Los responsables del operativo han procedido al cierre preventivo de la depuradora y han desalojado varias empresas de la zona y una guardería, mientras que en otros edificios se ha pedido que no se abrieran las puertas ni ventanas.

Media hora más tarde, sobre las 9.00, el perímetro de seguridad se ha reducido a 200 metros, y a media mañana se ha desactivado el Plan de Emergencia al darse por normalizada la situación, aunque los servicios de emergencia y algunos efectivos de bomberos, Policía Local y Guardia Civil han permanecido en la zona hasta las 15.00.

Un portavoz de Emergencias Comunidad de Madrid 112 ha precisado que en las cercanías del lugar han sido atendidas un total de 60 personas, todas por inhalación de cloro en tres puntos: un hospital de campaña instalado en las cercanías de la depuradora, un puesto instalado en el polideportivo La Luz y en el centro de salud de Tres Cantos.

De los 60 atendidos, 16 han sido trasladados a diferentes hospitales con irritación en vías respiratorias y ojos.

La misma fuente ha subrayado que no ha habido riesgo para la población, ya que los gases que se han desprendido son "irritantes pero no tóxicos".

La fuga ha afectado a una guardería en la que había en ese momento unos 90 niños que han sido desalojados y trasladados al polideportivo La Luz, según ha explicado a Efe una responsable de este centro, que ha asegurado que "todos los pequeños están bien".

El Servicio de Protección de la Naturaleza de la Guardia Civil (SEPRONA) se ha hecho cargo de las investigaciones.