Archivo de Público
Miércoles, 18 de Junio de 2008

"No me han dado ningún motivo para expulsarme"

Anke Schlöeder es la primera diseñadora en caer, no le han dicho por qué, ni cuáles son las reformas... Nadie sabe nada

ÁLEX CARRASCO ·18/06/2008 - 21:12h

Gabriel Pecot - La diseñadora Anke schlöeder.

Ha sido la primera. Y la única. No contaba con padrinos, subvenciones, asociaciones e influencias, sólo con su trabajo. Era la presa débil. Anke Schlöeder, alemana de nacimiento y española de adopción, recibió hace dos semanas una llamada, era Cuca Solana, directora del certamen madrileño, para comunicarle que no iba a participar en la próxima edición de la pasarela. Aún hoy no sabe ni por qué ni quién ha tomado esta decisión... Aunque las reformas emprendidas por Luis Eduardo Cortés prometen terminar con los puestos vitalicios, por ahora son los más débiles quienes asumen la reforma.


Como diseñadora de Cibeles, ¿estabas enterada de los cambios que se están fraguando?

En mayo nos avisaron por carta que no podían garantizar nuestra presencia en la siguiente edición de Cibeles. Del resto de reformas me he enterado por los medios de comunicación y por otros compañeros.¿Cómo y cuándo te enteraste de tu expulsión?Hace dos semanas recibí una breve llamada de Cuca Solana para decirme que yo era una de las diseñadoras expulsadas, pero que habría más.

¿Qué motivos te dieron para tu expulsión?
Ninguno en concreto, todo son suposiciones.

¿Sabes si podrás regresar?
No, no lo sé. Me sugirieron hacer algo llamativo en el Off-Cibeles, el apartado donde desfilan todos aquellos diseñadores rechazados en Cibeles, y que presente algo impactante para que la prensa me valore más.

¿Cómo se plantea tu futuro a partir ahora?
Al no contar con sponsors, ni formar parte de ACME, ni tener una familia rica, me va a resultar muy difícil hacer un desfile impactante en el Off-Cibeles, como se me demanda desde la organización.

¿Sabes quién y cómo se decidió tu expulsión de la pasarela madrileña?
Me dijeron que fue un comité formado por periodistas de moda. No sé ni quién lo forma, ni cómo se valoró mi trabajo.

¿No sabías que existía otro comité de expertos?
No, en absoluto. Ni yo ni muchos compañeros de la pasarela. La primera noticia la tuve ayer cuando leí vuestra entrevista al Presidente del Comité Ejecutivo de IFEMA.

Supongo, por tanto, que tampoco sabes que el único diseñador presente en este segundo comité es el Presidente de ACME, Modesto Lomba...
Tampoco lo sabía. Y me parece muy injusto. Lo normal sería escuchar las opiniones de todos y cada uno de los diseñadores que desfilamos en Cibeles. Modesto Lomba representa sólo a una asociación y, en concreto, al grupo de los consagrados.

Entonces, ¿consideras justo que los diseñadores de ACME no opten a la expulsión?
A mí me parece perfecto que se establezca un sistema de rotaciones, destinado a dar más oportunidades a los jóvenes creadores para desfilar en Cibeles. La prensa pide desde hace muchas temporadas que Cibeles debe modernizarse. Pero cuando se argumenta que las expulsiones son para dar cabida a nuevos nombres y al final soy sólo yo la que tiene que irse, parece que no va a quedar mucho espacio para gente nueva, ¿no?

¿Eres consciente de que muchas de las colecciones que se presentan en Cibeles ni siquiera llegan a producirse?

Si, lo sé. Yo y mucha gente del sector... y ese no es el camino para un diseñador serio.¿Y tu empresa y tus diseños, generan ventas?
Soy de las pocas (y pocos) que participa en ferias como CPD Dusseldorf, Berlín y París. Es la única forma de generar ventas y ser capaz de autofinanciarme. Tengo puntos de venta en Alemania, Francia, Arabia Saudí, Kuwait e ¡incluso en España!


¿Cuentas o has contado con alguna subvención gubernamental?

No, todo lo que he hecho y conseguido ha sido por mis propios méritos.

¿Qué opinión tienen tus compañeros de Cibeles que no pertenecen a ACME sobre todo este asunto?
Están conmigo, sobre todo, aquellos que estan más amenazados, los que como yo no están en ACME, claro. Todos llegamos a fantasear con la idea de montárnoslo por nuestra cuenta.