Archivo de Público
Miércoles, 18 de Junio de 2008

Bush quiere perforar la costa de EEUU para extraer petróleo

Dos leyes prohíben en estos momentos iniciar este tipo de explotaciones. Los demócratas advierten de que así no se bajaría el precio de la gasolina

ISABEL PIQUER ·18/06/2008 - 21:52h

El presidente de EEUU, George Bush, quiere buscar petróleo en las costas estadounidenses y donde sea, para luchar contra el aumento del precio del crudo, reducir la dependencia energética del país y fastidiar a los demócratas. Este miércoles pidió al Congreso levantar una moratoria en vigor desde 1981 para empezar a extraer crudo en alta mar y propuso, una vez más, abrir la Reserva Nacional Ártica a la explotación. El tema tiene obvias repercusiones electorales.

"No hay tiempo que perder", dijo Bush en los jardines de la Casa Blanca, "sé que los líderes demócratas se han opuesto a estas medidas en el pasado. Dado que su oposición ha contribuido a aumentar los precios del petróleo, les pido que reconsideren su postura".

El presidente emplazó al Congreso a permitir la construcción de plataformas petrolíferas a lo largo de las costas del país, algo que ninguno de sus predecesores ha autorizado. Bush calificó la moratoria aprobada hace 27 años de "obsoleta y contraproducente" y aseguró que las reservas sin explotar podrían producir unos 18.000 millones de barriles.

Dos leyes prohíben en estos momentos iniciar este tipo de explotaciones: la ley del Congreso y una orden ejecutiva firmada por George Bush padre en 1990. El hermano del actual presidente, Jeb Bush, también se opuso firmemente a esa idea cuando era gobernador de Florida.

En su discurso, el mandatario estadounidense, instó una vez más a los legisladores a permitir la explotación de la Reserva Nacional Ártica de Vida Animal de Alaska, un gigantesco parque natural de 7,7 millones de hectáreas, algo que ni siquiera consiguió cuando las dos cámaras estaban en manos republicanas.

El presidente también propuso obtener petróleo de esquisto, una roca que produce hidrocarburo al ser calentada, en los enormes depósitos de Colorado, Utah y Wyoming, que podrían generar 800.000 millones de barriles y solicitó que se agilice el proceso de entrega de permisos para construir refinerías.

Las organizaciones ecologistas criticaron duramente la medida al asegurar que no tendría un impacto efectivo hasta dentro de cinco años, como pronto. Harry Reid, el líder de los demócratas en el Senado, señaló en un comunicado que explotar los yacimientos de alta mar no reduciría los precios de la gasolina. La propuesta "representa otro gran regalo para las compañías petroleras que ya se embolsan millones de dólares en beneficios".

Como McCain

Bush anunció su plan un día después de que el candidato republicano a la presidencia, John McCain, hiciera exactamente la misma propuesta. Republicanos y demócratas saben que en noviembre, el precio de la gasolina y la recesión serán temas fundamentales para los votantes.

Actualmente el precio medio de la gasolina ha superado los cuatro dólares por galón (3,78 litros) en Estados Unidos, lo que ha influido considerablemente en los bolsillos de los estadounidenses.