Archivo de Público
Miércoles, 18 de Junio de 2008

Seis detenidos en Huesca por el asesinato de una empresaria

María Pilar Blasco, propietaria de una empresa de materiales para la construcción, fue encontrada atada y amordazada en el fondo de un canal en la ciudad oscense de Sabiñánigo

EFE ·18/06/2008 - 17:25h

Más de tres mil personas abarrotaron ayerla plaza de España de Sabiñánigo y las calles aledañas, durante la concentración silenciosa celebrada esta tarde, en solidaridad con la familia de Maria Pilar Blasco, que aparecio muerta con signos de violencia el pasado sábado. EFE

Un pequeño constructor y cinco personas de nacionalidad rumana están detenidos en el cuartel de la Guardia Civil de Sabiñánigo (Huesca), por su presunta implicación en el asesinato de la empresaria María Pilar Blasco, de 54 años, que fue atada, amordazada y arrojada a un canal. 

La investigación del caso ha avanzado hoy en su esclarecimiento tras ser arrestados los cinco rumanos por su presunta vinculación con el crimen, por el que sólo se había detenido hasta ahora al constructor Francisco Javier P.J., de 48 años, que tenía relaciones profesionales con la víctima, propietaria de una empresa de suministros de materiales de construcción.

Fuentes de la investigación han confirmado a Efe que hay indicios de la existencia de vínculos de los seis detenidos con la muerte de la mujer, pero no han comentado la relación que pudiera tener el empresario con los rumanos.

Secuestrada en el camino al trabajo

El Juzgado de Instrucción Número 2 de Jaca, que dirige las investigaciones y que ha decretado secreto el sumario, podría prorrogar un día la detención del constructor para permitir a la Guardia Civil completar su investigación y comenzar la toma de declaraciones el viernes.

Francisco Javier P.J., que sería el primero en comparecer ante el juez, fue detenido en una vía pública de Sabiñánigo el pasado lunes, dos días después de ser localizado el cadáver de la empresaria en un canal, situado a más de diez kilómetros de la localidad.

La empresaria, casada y con tres hijos, desapareció a primeras horas de la tarde del pasado día 10 de junio cuando se dirigía al trabajo en la empresa familiar desde su domicilio, cercano al del subcontratista detenido.

Tras denunciar la familia su desaparición, se inició la búsqueda con la participación de la Guardia Civil y los vecinos, aunque fue un hombre que pasaba por la zona quien descubrió, el pasado día 14, el cuerpo sin vida de la mujer, que pudo ser arrojada viva al canal, según los investigadores.

Órdenes de embargo acumuladas 

El constructor Francisco Javier P.J., cliente de la empresa de suministro de material de construcción propiedad de la víctima, tenía pendientes órdenes de embargo por las deudas que acumulaba desde hace tiempo, entre otras a la seguridad social.

Las deudas contraídas por el constructor habían llevado a varios de sus proveedores a no suministrarle nuevos pedidos.

Desde el comienzo de las investigaciones, la Guardia Civil había barajado la hipótesis de que en los hechos hubieran participado más personas que el constructor, que fue detenido el pasado día 16 en plena vía pública.

Su detención provocó un fuerte impacto en Sabiñánigo, ya que fue presenciada por algunos vecinos y además era una persona conocida en esta localidad de unos 10.000 habitantes, ubicada en la comarca del Alto Gállego, a 48 kilómetros de Huesca capital.

La investigación de los agentes de la Guardia Civil del cuartel de Sabiñánigo se dirige ahora a determinar el móvil de este crimen, que pudo ser el robo o un presunto secuestro fallido que habría terminado con la muerte de la empresaria.

La muerte de esta empresaria ha conmocionado Sabiñánigo, cientos de cuyos vecinos asistieron ayer al funeral que se celebró en la iglesia Cristo Rey y, posteriormente, a una concentración en la plaza del ayuntamiento para condenar el crimen y solidarizarse con la familia.