Archivo de Público
Miércoles, 18 de Junio de 2008

'Nanysex' comenzó a abusar de bebés a los 13 años

Los forenses alertan del alto riesgo de reincidencia del acusado. El psiquiatra que lo atendió lo ha calificado de "delincuente-enfermo", que necesita un tratamiento de control y seguimiento. 

AGENCIAS ·18/06/2008 - 16:53h

Uno de los cuatro presuntos integrantes de una red de violadores de bebés detenidos en mayo de 2005, entre ellos a Álvaro I.G., alias "Nanysex", acusado de agredir sexualmente a varios menores mientras estaban a su cuidado. EFE

El pedófilo Alvaro I.G., conocido como 'Nanysex', comenzó a los 13 años a abusar de niños menores de cinco años, franja de edad por la que exclusivamente siente atracción, según explicó hoy en el juicio que se celebra contra él y otros tres acusados uno de los psiquiatras que le examinó tras ser detenido en mayo de 2005. 

Los médicos forenses han coincidido hoy en que convergen varios factores de "alto riesgo" para que el supuesto pederasta Álvaro I.G., "Nanysex", reincida en el abuso sexual a menores, según han dicho en la tercera sesión del juicio a puerta cerrada que se celebra en la Audiencia Provincial de Madrid. 

El abogado de la acusación particular, Manuel Maza, ha explicado a los periodistas al final de la vista que el forense que exploró a "Nanysex" durante la instrucción ha señalado que éste padece una parafilia pedófila de tipo fijo-invariable, por la que el paciente se siente atraído "sólo" por niños y niñas.

Por la creación de "centros especiales" 

En cuanto al grado de posible reincidencia, ha subrayado Maza, se dan dos factores de gravedad, como que el acusado se fije en niños de su mismo sexo y en que éstos no superen los cinco años de edad. Además se dan otras circunstancias, como la preferencia sexual clara hacia la pedofilia, el inicio temprano de la actividad delictiva -"Nanysex" tuvo su primer contacto con niños hacia los trece años- o el abandono del tratamiento psiquiátrico.

El psiquiatra que examinó a "Nanysex", Alfredo Calcedo, se ha referido a este tipo de pacientes como "delincuentes-enfermos", a los que en su opinión hay que aplicar un "tratamiento de control y seguimiento" para poder ser reinsertados sin peligro en la sociedd. 

Por su parte, el psiquiatra José Antonio García Andrade ha mencionado la necesidad de que haya "centros especiales" y ha insistido en la necesidad de tratar al pedófilo, por costoso y difícil que sea.

Pese a su valoración, Maza insistió a los periodistas que su informe choca con el elaborado por los forenses adscritos al juzgado.

La acusación insiste en que no hay trastorno

Estos sostienen que los cuatro acusados "no tienen disminuida su voluntad de controlar sus impulsos sexuales". "No hay ninguna prueba para aplicar una atenuante de trastorno mental", aseveró el letrado, recordando que el grupo planificaba a la perfección cómo se iban a llevar a cabo los abusos y las grabaciones.

En la declaración durante la instrucción, 'Nanysex' reconoció que sentía atracción por los niños en edades comprendidas entre los 1 y 5 años, indicando que nunca había mantenido relaciones sexuales con una mujer. Ante el tribunal, reconoció el pasado lunes que abusó de cinco niños de 1 y 2 años a los que sometió a todo tipo de vejaciones.

En la vista de mañana comparecerán los psicólogos que examinaron a los niños afectados por esta red de pederastas. Es previsible que se lleve a cabo el visionado de los vídeos que grabaron los acusados para difundirlos por Internet.

El psiquiatra José Antonio García Andrade, que examinó a Eduardo S.M., señaló a los medios que se le detectó "una personalidad inmadura", que le lleva a sentir atracción por los menores al tener "miedo al sexo" entre los adultos. La franja de su deseo se centraría en niños de 7 a 10 años.

La defensa pide protección para Nanysex

Nada más comenzar la sesión, el letrado de Alvaro solicitó al tribunal que reforzase las medidas de seguridad de su cliente para garantizar su integridad física. La petición se produjo debido a que varios reclusos de la prisión de Alcalá Meco trataron ayer de incendiar su celda después de lograr romper los cristales de la ventana que dan a su cuarto para arrojar una toalla prendida desde el patio. Esta agresión fue narrada por el abogado de las familias, Manuel Maza, pero negada por Instituciones Penitenciarias.

'Nanysex' abandonó ayer las dependencia judiciales con una pequeña brecha en la cabeza a consecuencia del puñetazo que le propinó el padre de una de sus víctimas. Otra madre trató también de agredirle en los pasillos, siendo reducida a la fuerza por varios agentes de la Policía Nacional. Esta misma mujer volvió a intentar golpear al procesado en los calabozos de la sede judicial.

La Secretaría General de Instituciones Penitenciarios negó a través de un comunicado el intento de linchamiento, precisando que no recibieron ningún parte de incidencias de los guardias civiles encargados de trasladar a los reos. A Alvaro I.G. le cambiaron ayer de celda y le llevaron a un módulo "más conflictivo", según precisó Maza. Tras los altercados, en los que intervino el director del centro, el procesado resultó herido leve.

Tras la solicitud del abogado, la Sala le refirió que dispondrá de medidas exclusivamente en las dependencias de la Audiencia Provincial, puesto que la seguridad del traslado y en la prisión competen a Instituciones Penitenciarias.

Los abogados de las acusaciones creen que lo narrado por el abogado defensor podría ser "una estrategia" del abogado de 'Nanysex', quien rehusó con malas maneras comentar los hechos con los periodistas congregados en la Audiencia, llegando a abalanzarse contra un cámara para evitar que le grabaran.