Archivo de Público
Miércoles, 18 de Junio de 2008

Un tercio de los conductores desconoce el límite de velocidad en ciudad y más de la mitad el de las carreteras convencionales

Las causas más comunes para pisar el acelerador son que los límites "no son adecuados", que las carreteras actuales permiten circular a más velocidad y que se tiene prisa

PÚBLICO.ES ·18/06/2008 - 13:56h

El 32% de los conductores españoles desconoce el hecho de que el límite de velocidad en ciudad es de 50 kilómetros por hora, el 62% no sabe cuál es el límite en las carreteras convencionales y el 12 % ignora el de las autopistas y autovías.

Así se desprende de los datos del II Estudio ARAG sobre Seguridad Vial (PDF), presentado hoy y que en esta ocasión se centra en la opinión de los conductores sobre la velocidad en el tráfico.

El estudio también indica que una gran mayoría de conductores no conoce los límites que establece la reforma del Código Penal -que tipifica como delito el rebasar los 110 kilómetros por hora en ciudad, los 180 en carretera convencional y los 200 en autopista- y cree que se considera delictivo circular a velocidades incluso más bajas.

En cuanto a la peligrosidad que los españoles atribuyen al exceso de velocidad, ésta se sitúa en un 8,22 sobre una escala de 10, aunque esta valoración es mayor para las vías urbanas (8,94).

Sin embargo, ocho de cada diez encuestados creen que más del 50% de los vehículos en circulación sobrepasa la velocidad permitida y un tercio de ellos piensa que, en un momento cualquiera, más del 80% de los coches están excediendo el límite.

Las causas más comunes que los conductores aducen para este comportamiento son, según el estudio, que los límites establecidos para la carretera en la que circulan "no son adecuados" a la misma, que las carreteras actuales permiten circular a más velocidad y que se tiene prisa.

A cierta distancia de estas justificaciones, aunque con unos resultados "significativos" según el director del estudio, el catedrático de la Universidad de Valencia Luis Montoro, se encuentran respuestas como "mi vehículo me permite circular a más velocidad" o "soy un conductor hábil".

El fiscal especial de Seguridad Vial, Bartolomé Vargas, se ha referido a estas últimas razones al decir que "el por qué" de los excesos de velocidad "radica en el propio conductor" y en su ego.

"Las motivaciones del ego arrasan", según Vargas, que ha indicado que lo que "late" en el fondo de la cuestión es "la irresponsabilidad personal y la inmadurez" y ha asegurado que quien "juega a la ruleta rusa" con las vidas de otras personas en la carretera no es un buen ciudadano.

El fiscal ha planteado la seguridad vial como un esfuerzo no sólo de las instituciones, sino también de la sociedad civil, y en este sentido ha valorado iniciativas como la encuesta de ARAG que ayuden a combatir lo que ha definido como una "pandemia" y la necesidad de una "buena cultura penal" que prevenga y sea "disuasoria", al saber el conductor que podría pasar ante un juez