Archivo de Público
Miércoles, 18 de Junio de 2008

La comisionada de la ONU advierte del sufrimiento de los refugiados por el aumento del precio del petróleo

EFE ·18/06/2008 - 13:15h

EFE - La comisionada general de la ONU para los refugiados de Palestina (UNRWA), Karen Koning.

La comisionada general de la ONU para los refugiados de Palestina (UNRWA), Karen Koning, advierte del "sufrimiento" que puede provocar el aumento del precio del petróleo y los alimentos sobre los refugiados, y pide ayudas especiales y que se prolonguen algunos programas de distribución de comida en la zona.

En una entrevista concedida a EFE durante su visita a Valencia, Koning ha explicado que este "gran problema" afecta a los refugiados "de todo el mundo" ya que el aumento del precio del petróleo implica también la subida del coste de la comida y del transporte y eso, señala, también afecta a la organización que dirige.

Koning ha destacado que durante los años de la Intifada y "especialmente desde que Hamas ganó las elecciones y tomó el control de la franja de Gaza el pasado junio, las cosas se han deteriorado mucho en la zona".

"No hay suficiente electricidad, comida ni agua, no hay dispositivos electrónicos ni nada para comprar en las tiendas y cada año se necesita más dinero porque hay más refugiados", añade la responsable estadounidense.

La UNRWA calcula que hay 4,5 millones de refugiados palestinos repartidos entre Siria, Líbano, Jordania, Cisjordania y la franja de Gaza aunque Koning señala que la situación "en cada zona es muy diferente".

"En Siria y Jordania no se escucha mucho de los refugiados porque son muy bien tratados por los gobiernos locales, aunque también necesitan ayuda porque llevan viviendo en campamentos cerca de 50 años y necesitan mejorar sus condiciones de vida", explica.

Koning destaca también la situación del Líbano, donde su organización trabaja para reconstruir el campamento de Ain Helue, el mayor del país con 30.000 refugiados, que la marina israelí bombardeó en el verano de 2006.

A nivel humanitario, la comisionada indica que la principal necesidad que tienen los refugiados sigue siendo la comida "pero los refugiados piden más y quieren trabajar", para lo cual se les provee de empleos de corto periodo para poder "darles algo de dignidad".

No obstante, Koning no esconde las limitaciones de la organización cuando señala que hay 130.000 personas que demandan un trabajo para los 7.000 empleos que ellos pueden ofrecer al mes.

La comisionada recalca también la necesidad de una implicación más activa por parte de la comunidad internacional ya que, "por un lado, se apoya el bloqueo sobre Gaza pero ninguno de estos países se levanta o habla realmente sobre la violación de Derechos Humanos a los refugiados palestinos", entre los que ha destacado especialmente el de la libertad de movimiento.

Sobre la conferencia de paz celebrada en Annapolis en noviembre pasado y que reunió al primer ministro de Israel, Ehud Ólmert, y al líder de la Autoridad Nacional Palestina, Mahmud Abbas, que acordaron alcanzar un acuerdo antes de acabar 2008, señala que "la gente que acude a estas reuniones es seria y quiere que ocurra algo".

"Nos encantaría -añade- ver salir algo de ellas, pero cuando actúas de manera bastante contraria a los objetivos que tiene la conferencia de paz no consigues nada".

"Cuando se supone que estás trabajando para lograr la paz y luego construyes casas y asentamientos en Jerusalén, actúas en contra de los objetivos; es necesario adquirir unos compromisos en este sentido y mantenerlos", señala.

Respecto a un posible final del conflicto, asegura que desde la UNRWA tratan de permanecer optimistas, pero a nivel personal la opinión es distinta: "La verdad es que yo no lo soy, especialmente de cara a una solución a corto plazo, pero en Naciones Unidas tenemos que mantener la esperanza y darles a los refugiados señales de que las cosas van a ir a mejor".

Pese a ello, Koning ha recibido "con esperanza" y como "una muy buena noticia" el anuncio hecho ayer por fuentes egipcias y palestinas de una tregua de seis meses entre Israel y Hamas para poner fin a las hostilidades en la franja de Gaza.