Archivo de Público
Miércoles, 18 de Junio de 2008

Prisiones niega que "Nanysex" haya sufrido agresiones en la cárcel

EFE ·18/06/2008 - 12:11h

EFE - Uno de los cuatro presuntos integrantes de una red de violadores de bebés detenidos en mayo de 2005, entre ellos a Álvaro I.G., alias "Nanysex", acusado de agredir sexualmente a varios menores mientras estaban a su cuidado.

La Secretaría General de Instituciones Penitenciarias ha desmentido hoy que el presunto pederasta Álvaro I.G., "Nanysex", haya sufrido agresiones mientras era conducido desde la Audiencia Provincial de Madrid a la cárcel de Alcalá-Meco o en el interior del centro penitenciario, como asegura su abogado.

El letrado ha solicitado hoy al tribunal de la Audiencia de Madrid que juzga a "Nanysex" desde el pasado lunes que garantice su seguridad ante los intentos de agresión que sufrió ayer en la sala de vistas, cuando el padre y la madre de dos niños de los que supuestamente abusó se abalanzaron sobre él y le golpearon, y ha añadido que hubo incidentes similares al término de la vista.

Así, el abogado ha dicho que su cliente también fue agredido por otros presos en el furgón policial en el que fue trasladado de vuelta a Alcalá-Meco y ha añadido que, una vez en prisión, varios reclusos intentaron asaltar la celda de "Nanysex" y que, al no conseguirlo, prendieron fuego a una toalla y la arrojaron al interior de la misma.

Un portavoz de Instituciones Penitenciarias ha calificado en declaraciones a Efe de "puras invenciones" las palabras del abogado y ha señalado que ni se produjo intento de agresión alguno en Alcalá-Meco ni la Guardia Civil reseñó ningún incidente durante el traslado.

Nanysex" se enfrenta a una pena de 39 años de prisión por dos delitos de abuso sexual continuado sin violencia ni intimidación, otros tres de abuso sexual continuado sin intimidación y cinco delitos de producción y distribución de material pornográfico de menores.

Junto a él se sientan en el banquillo los acusados Eduardo S.M., José G.C. y José O.M., para los que el fiscal pide penas de entre 10 y 24 años de prisión e indemnizaciones entre 10.000 y 120.000 euros por las secuelas causadas a sus víctimas.

En su escrito de conclusiones provisionales, el Ministerio Público sostiene que "Nanysex" grababa sus actos de abusos a niños en vídeos que posteriormente intercambiaba con los otros procesados a través de internet.