Archivo de Público
Miércoles, 18 de Junio de 2008

Instituciones Penitenciarias niega que intentaran incendiar la celda de 'Nanysex'

El abogado defensor afirmó durante el juicio que el presunto pederasta había resultado herido leve y que había sido atacado durante un traslado

PÚBLICO.ES ·18/06/2008 - 12:03h

EFE - Nanysex.

Instituciones Penitenciarias ha "negado rotundamente" a Público.es que varios reclusos intentaran incendiar la celda en la que se encuentra el presunto pederasta Álvaro I.G., conocido como Nanysex, o mientras era conducido desde la Audiencia Provincial de Madrid a la cárcel de Alcalá-Meco.

El abogado Manuel Maza, que representa a una acusación particular, relató a este periódico cuenta la versión sostenida por el abogado de la defensa durante el juicio. Según ésta, después de lograr romper los cristales que dan a su cuarto, los reclusos arrojaron una toalla prendida.

Tras los altercados, el acusado resultó levemente herido, por lo que tuvo que ser asistido en la cárcel. El director del centro intervino para poner fin al "linchamiento" al que estaba siendo sometido el presunto pederasta.

El presunto pederasta recibió ayer un puñetazo por parte de uno de los padres de los niños que sufrieron vejaciones sexuales.

Además, el relato de la defensa trasladado por Maza a los medios afirma que los presos que le acompañaban en la conducción al penitenciario, en su mayoría en etnia gitana, le agredieron en el furgón en el transcurso de su traslado, extremo que también niega Instituciones Penitenciarias.

Nanysex se enfrenta a 39 años de prisión por varios delitos sexuales

En la tercera sesión del juicio a Nanysex comparecieron ante el Tribunal los policías de la Brigada Tecnológica de Policía que rastrearon a los integrantes de la red de pederastas desarticulada en mayo de 2005 en el marco de la operación Kora.

Una vez que se retome la vista, testificarán los psiquiatras que examinaron a Álvaro en la prisión tras ser detenido, diagnosticándole una parafilia de tipo pedófilo.

Nanysex se enfrenta a 39 años de prisión por varios delitos sexuales. En su declaración ante el juez reconoció que abusó de cinco niños de unos y dos años a los que sometió a vejaciones.