Archivo de Público
Miércoles, 18 de Junio de 2008

La Cruz Roja destinará al terremoto de Sichuan su tercera mayor recaudación

EFE ·18/06/2008 - 09:51h

EFE - Varios refugiados recogen ropa de las calles tras el terremoto del pasado 12 de mayo que sacudió la localidad china de Dujiangyan, al suroeste de la provincia de Sichuan.

La Federación Internacional de la Cruz Roja y la Media Luna Roja (IFRC, siglas en inglés) destinará al terremoto del 12 de mayo pasado en Sichuan unos 96 millones de dólares, su tercera mayor recaudación desde la II Guerra Mundial.

La cuantía "es bastante grande para nosotros. El tercer mayor reembolso que realizamos desde la II Guerra Mundial, después del 'tsunami' de 2004 y del terremoto de Pakistán (2005)", explicó hoy en un encuentro con periodistas Carl Naucler, responsable de IFRC para Asia Oriental.

La mayor parte de esta ayuda se ha destinado a la provisión de tiendas de campaña para los damnificados del seísmo, de equipos sanitarios y plantas potabilizadoras de agua, al apoyo psicológico y ahora a la reconstrucción, el problema más acuciante, según Naucler.

Entre los cuatro equipos para instalar plantas potabilizadoras que trabajan en la zona, se encuentra uno procedente de España, país que envió un millón de euros en ayuda a Sichuan a través de Cruz Roja.

Con casi 90.000 muertos y desaparecidos hasta la fecha, el terremoto de Sichuan, de 8 grados de magnitud en la escala abierta de Richter, ha sido el peor en las últimas tres décadas en China.

Los supervivientes se enfrentan ahora a un nuevo riesgo tras las miles de réplicas como es la llegada de las época de lluvias que amenaza con anegar los campamentos en los que se alojan los refugiados y obstaculizar el envío de ayuda a las zonas más inaccesibles, según Naucler.

"La lluvia no va a facilitar la distribución de ayuda, ni el inicio de la reconstrucción, que tendría que empezar en breve" ya que más de 5 millones de personas se han quedado sin casa.

Después de que el Gobierno chino pidiera 3,3 millones de tiendas para acoger a estas víctimas, la IFRC puso en marcha un programa mediante el cual está enviando 100.000 unidades a China que acabarán de instalarse a finales de este mes.

En Sichuan han participado por primera vez en China ONG extranjeras en un desastre de estas dimensiones, donde también se ha aplicado una transparencia informativa inusual en el país asiático.

Mercy Corps, que trabaja en China desde 1991, es una de estas organizaciones que aporta ayuda de emergencia en la zona y apoyo psicológico a los supervivientes.

"Esta (última) área es muy nueva en China. El gobierno ha instalado muchos centros psicológicos en las comunidades de refugiados, tanto en Chengdu (capital de Sichuan) como en las áreas afectadas, donde participan grupos como el nuestro", explicó la responsable de Mercy Corps para Asia Oriental, Kate Janis.

Estas ONG estiman que el apoyo psicológico tendrá que continuar al menos durante un año.

Según estos cooperantes, el terremoto de Sichuan ha supuesto un aprendizaje contrarreloj para China, que está aplicando estándares internacionales de seguimiento de la ayuda para evitar su malversación, al tiempo que ha disparado una oleada de donaciones civiles locales que alcanzan los 1.800 millones de dólares.

La coordinación con las autoridades e instituciones locales ha sido muy fluida en el caso de ambas ONG, y Janis dijo que "el ambiente era mucho más abierto de lo que había sido en el pasado".