Archivo de Público
Martes, 17 de Junio de 2008

Corbacho reivindica la cultura del esfuerzo y el trabajo

EFE ·17/06/2008 - 14:25h

EFE - El ministro de Trabajo e Inmigración, Celestino Corbacho, durante su intervención en el acto de entrega de las Medallas de Oro al Mérito en el Trabajo, concedidas por el consejo de Ministros el pasado mes de diciembre, hoy en Madrid.

El ministro de Trabajo e Inmigración, Celestino Corbacho, reivindicó hoy la cultura del esfuerzo y el trabajo, que es lo que "hace grandes a las sociedades y países", durante la ceremonia de imposición de siete Medallas de Oro al Mérito en el Trabajo.

En la ceremonia de entrega el ministro destacó la dedicación de los premiados al trabajo y la familia durante toda una vida.

Uno de los premiados, a título póstumo, fue Gregorio García Antonio (1915-2008), el alcalde más longevo de España, que gobernó en Sinlabajos (Ávila) desde 1979 y falleció el pasado 9 de enero, minutos después de ver cumplido su sueño de poner la primera piedra de la futura residencia de ancianos de su pueblo, que llevará su nombre.

Corbacho reivindicó la figura de los alcaldes, a quienes "no les guía otro fin que ayudar a la mejora de las vidas de sus vecinos".

Otro de los premiados fue Ángel Iglesias (San Sebastián, 1933), quien empezó a trabajar a los 12 años y después montó un negocio de antenas de televisión que acabó convirtiéndose en IKUSI, empresa líder en el diseño, implantación y gestión de sistemas electrónicos.

El titular de Trabajo destacó la importancia de la incursión de la mujer en el mundo laboral y destacó el hecho de que cinco de los siete premiados fueran mujeres.

Esther Álvarez, premiada por hacerse cargo del negocio familiar Quesos La Perals y convertirlo en una próspera industria que hoy produce 1,5 millones de litros de leche, incidió en la dificultad para las mujeres de conciliar la vida laboral y familiar.

Marisa Sánchez, quien se hizo cargo a los 15 años del Hotel Restaurante Echaurren de Ezcaray (La Rioja) y recibido el Premio Nacional al mejor restaurante de hostal y galardonada con el Premio Nacional de Gastronomía como mejor jefe de cocina, dedicó su galardón a "las mujeres que a lo largo de la historia han trabajado en el anonimato, sin reconocimiento alguno".

Otra de las premiadas fue la cántabra Caridad González, quien inició en 1960 la explotación de una antigua tienda mixta que se extendió a la actividad hostelera y se transformó en lo que hoy es el Hotel Restaurante El Oso, ubicado en la comarca de Liébana, un referente en la gastronomía cántabra.

Antonia Jolonch comenzó a trabajar a los 17 años y recibió el premio por ser la mujer que lleva más tiempo cotizando a la Seguridad Social, 58 años, en el régimen especial de Autónomos.

En su trabajo como docente y directora del Colegio "Virgen de Belén" y en su interés por trabajar a favor de la infancia y la juventud, Paula Santiago organizó talleres ocupacionales para jóvenes en situación de riesgo.

En la ceremonia de entrega quiso compartir su premio con el Gobierno de Andalucía, que "siempre se ha preocupado por la integración de los desfavorecidos" y les ha acompañado en todas sus actividades sociales.