Archivo de Público
Martes, 17 de Junio de 2008

Encerrados durante semanas por no tener papeles

PÚBLICO.ES ·17/06/2008 - 22:00h

Público muestra por primera vez las condiciones de los inmigrantes en el centro de internamiento para extranjeros de Hoya Fría, en Santa Cruz de Tenerife. Se les recluye forzosamente en estos centro cuando consiguen llegar a España pero no tienen papeles, siempre que sean descubiertos.


En condiciones normales, el centro tinerfeño tiene capacidad para 238 internos, ampliable a 326 con una carpa en el patio de hombres, cuando la dirección prevé una posible saturación. "Alguna vez se han llegado a hacinar en el centro cerca de 600 subsaharianos", dice Sánchez (nombre ficticio de un policía del centro) recordando la crisis de los cayucos de 2006.


La mayoría de los africanos llega vestida con un pantalón sobre otro, varias camisetas y pares de calcetines. Era su equipaje en el cayuco. Para los que entran en el recinto con menos fondo de armario, el centro tiene un almacén de ropa, parte de ella procedente de donaciones.


Las ONG critican la falta de espacios de sombra, de salubridad y limpieza del centro. Además, las organizaciones coinciden en criticar que se requisen los teléfonos móviles de los internos y se les separe por sexos, medidas que carecen de cobertura legal y no resultan justificables por motivos de seguridad, a su juicio.


Por su cercanía a África, en Hoya Fría el 90% de los internos son subsaharianos interceptados en el mar, o en municipios del archipiélago. En el patio, el árabe y francés de los africanos reinan sobre el español y suelen ser necesarios los traductores, aunque la buena voluntad de los retenidos suele sustituirles.


La dirección del CIE los ubica en los dormitorios en función de la embarcación y fecha de llegada. No obstante, ellos prefieren relacionarse con sus compatriotas. Entre rejas, también se hacen visibles las rencillas entre nacionalidades, como es el caso de los marroquíes, que evitan a los argelinos.