Archivo de Público
Miércoles, 18 de Junio de 2008

Una noche de suspense

Suecia y Rusia se miden en busca de la otra plaza del grupo que da acceso a cuartos. El rival del que gane será Holanda

ALFREDO VARONA ·18/06/2008 - 11:35h

El suspense lo hace mejor. Al menos, esa es la idea que existe entorno a Ibrahimovic, el anclaje que Suecia necesita para derrotar a Rusia esta noche. Con él, las portadas de los diarios suecos serían más amistosas: el brazo ejecutor esta listo. Pero alrededor de este hombre, que tuvo una juventud perversa, viaja una duda incansable en esta Eurocopa: su rodilla. Ahora se ha prestado a un nuevo remedio: la acupuntura. “Pero si siente dolor no puedo tenerlo en el campo”, protesta Lagerback, el seleccionador sueco.

Sin Ibrahimovic, Suecia es un equipo del montón. Con él cambia la cosa. Máxime en estos tiempos en los que conecta con el gol con una facilidad especial. Quizá sea el efecto de la responsabilidad, ya lo decía Paul Newman, llega un momento en la vida en la que cada uno debe admitir su importancia. Ibrahimovic lo es todo en Suecia. “Ha madurado como jugador y como persona”, dice Lagerback, al que no le gustaría nada sentir esta noche los estornudos del crack en la reserva. Pero eso ya va a voluntad del destino.

En recuerdo de Zavarov

“Suecia no sólo es Ibrahimovic”, discrepa Hiddink en una amabílisima declaración. Pero sus endebles defensas darían una parte de su sueldo con tal de no verle la cara esta noche. Un problema menos y llegados a este día es lo que cuenta. A Rusia sólo le vale el triunfo para pasar a cuartos. Ninguna otra mezcla es posible para cruzar la frontera. Algo que estimula de veras a Andrei Arshavin, otro de esos futbolistas a los que mejora el suspense. Además, llega con mucha hambre. Debuta en esta Eurocopa tras cumplir la sanción de dos partidos.

Arshavin es un jugadorazo, comparable en algunos aspectos a Alexander Zavarov ,aquel delantero de la Juventus que hizo patria en la URSS en la generación de Belanov, Rats y Protasov en la Eurocopa 1988. Arshavin ha liderado al gran Zenit este año en la UEFA . Lo ideal es que mantenga el mismo papel en el equipo nacional. Es lo que desea él y toda la Rusia futbolística. Hiddink, el seleccionador, entre ellos.