Archivo de Público
Martes, 17 de Junio de 2008

Un muñeco para practicar con recién nacidos

Un equipo de médicos crea un maniquí para que los estudiantes aprendan a trabajar con neonatos

EFE ·17/06/2008 - 19:29h

Imagen de la presentación hoy, en el Hospital Clínico San Carlos de Madrid, del primer simulador neonatal, un maniquí con las mismas características de un recién nacido. EFE

Un equipo de médicos ha presentado hoy el primer simulador neonatal del mundo diseñado para que los alumnos de medicina puedan practicar y resolver de la forma "más real posible" los problemas críticos de los recién nacidos en sus primeros minutos de vida. 

Se trata de Simnewb, un bebé que mide 51 centímetros, pesa 3,5 kilogramos y que integra una compleja tecnología que reproduce las características de un neonato: respiración y movilidad espontánea (espasmos, temblores...), emisión de sonidos vocales (llantos, quejidos...), alteración de las pupilas e incluso cianosis -color azulado de la piel-, entre otras.

"Su alto grado de realismo hará que los universitarios se involucren más y facilitará la práctica en los programas de reanimación neonatal, así como en los procedimientos y cuidados intensivos de recién nacidos", ha afirmado el farmacéutico y director de la empresa creadora del simulador, Jorge Vilaplana.

Un simulador con tensión y pulso 

Según ha explicado el representante de Laerdal, el simulador va acompañado de un monitor, como los de las Unidades de Cuidados Intensivos, donde se pueden modificar diferentes parámetros fisiolóicos referentes al bebé-maniquí como su tensión, pulso o nivel de oxígeno.

Además, el equipo incluye un software específico y una webcam que permiten grabar las actuaciones realizadas por los facultativos y el instructor para un posterior análisis y evaluación.

El cardiólogo especializado en simulación médica, Raúl Alsino, ha comentado que este método de enseñanza es muy eficaz, ya que "en las clases teóricas sólo hay una retención del conocimiento del 5%, mientras que en las prácticas el aprendizaje llega al 70%".

Ha destacado que, aunque se usan muñecos simuladores desde hace treinta años para hacer masajes cardiacos, los actuales son una nueva generación dotados de inteligencia y que permiten más posibilidades como la inyección de droga para comprobar su posterior reacción.

No obstante, el especialista ha puntualizado que el simulador es un instrumento, cuya "virtuosidad depende de la habilidad del instructor para crear un escenario realista y adaptado a los conocimientos de los estudiantes".