Archivo de Público
Martes, 17 de Junio de 2008

España cree que el Tratado de Lisboa no está muerto e Irlanda debe proponer una solución

EFE ·17/06/2008 - 12:24h

EFE - El secretario de Estado para la UE, Diego López Garrido, durante su intervención hoy en la reunión de la Comisión Mixta para la Unión Europea del Congreso de los Diputados.

El secretario de Estado para la UE, Diego López Garrido, ha subrayado hoy que el Tratado de Lisboa no está muerto, por lo que el proceso de ratificación debe seguir adelante, y que es el Gobierno de Irlanda quien debe proponer una fórmula para su "incorporación".

López Garrido ha argumentado que la iniciativa de proponer una solución al "no" irlandés le corresponde al Gobierno de ese país, pero que el proceso de ratificación debe seguir adelante ya que "no existe una perspectiva de encontrar un consenso más allá de este" que plantea el Tratado de Lisboa.

En su comparecencia ante la comisión mixta para la UE previa al Consejo Europeo del 19 y 20 de junio, López Garrido ha reconocido que los planes para la reunión "han saltado por los aires", pero ha defendido que los asuntos en la agenda son de tal importancia que deben seguir centrando las discusiones de los veintisiete.

"Vamos a esperar a ver qué propone Irlanda", ha dicho el secretario de Estado, quien también ha recordado que nada más conocerse los resultados del referéndum el primer ministro de Irlanda, Brian Cowen, aseguró que su país no pretendía detener el progreso de la UE.

Así pues, López Garrido ha apostado por que el proceso de ratificación del Tratado siga adelante y ha asegurado que España seguirá "sin cambios" con el procedimiento y la semana que viene se presentará en el Congreso el proyecto de Ley Orgánica de Ratificación.

Tras esta introducción, López Garrido centró su intervención en los principales asuntos que deberá abordar el Consejo de Bruselas, entre los que destacó el impulso a la creación de un espacio de libertad, seguridad y justicia europeo, que incluya la definición de una política migratoria integral y una estrategia de lucha contra el terrorismo en el marco del Estado de Derecho.

Otro de los asuntos que, según López Garrido, debe centrar las discusiones europeas es cómo afrontar el incremento de los precios de alimentos y combustibles, un asunto para el que será necesario adoptar medidas a corto y largo plazo que, en su opinión, no deben incluir "medidas fiscales distorsionadoras".

Lo que sí apoyará España es la posibilidad de que los Estados miembros puedan "apoyar financieramente a las empresas" de sectores especialmente afectados como el pesquero, ha dicho.