Archivo de Público
Lunes, 16 de Junio de 2008

Cuatro españoles y un mexicano finalistas de la National Portrait Gallery

EFE ·16/06/2008 - 20:02h

EFE - Vista de la obra "Laura" de Andrés Basulto, que ha quedado finalista en el prestigioso certamen que organiza la National Portrait Gallery, que se adjudicó hoy el artista londinense Craig Wylie con el retrato de su novia.

Cuatro artistas españoles y uno mexicano han quedado finalistas en el prestigioso certamen que organiza la National Portrait Gallery, que se adjudicó hoy el artista londinense Craig Wylie con el retrato de su novia.

La obra ganadora del certamen, titulada "K", es un lienzo de imponentes dimensiones (2,1 por 1,6 metros) en el que la modelo, Katherine Raw, penetra al espectador con la mirada.

El premio, dotado con 25.000 libras (más de 31.000 euros), supone todo un regalo de cumpleaños para el artista, que cumple este martes 35 años.

Entre las 55 obras finalistas figuran los trabajos de cuatro españoles, "Retrato del pintor Carlos Mondria", de Alejandro Marco; "Marian dormint", de Josep Joaquim Santilari Perarnau; "Metamorphosis", de José Luis Corella García, y "Dad and his newspaper", de Alejandro Domingo.

A ellos se suma "Laura", del mexicano Andrés Basurto.

En su vigésimo novena edición, el reputado certamen contó con un total de 1.727 retratos, de los que 536 procedían de artistas no británicos.

Tras una primera criba, el jurado seleccionó 55 pinturas -38 de autoría británica y 17 procedentes de otras naciones- que pasan a integrar, hasta mediados del mes de setiembre, la exposición que se puede visitar en la National Portrait Gallery de Londres.

Así, el visitante a la exposición podrá contemplar en esa prestigiosa galería al padre del pintor catalán Alejandro Domingo, retratado como un hombre mayor concentrado mientras lee un periódico.

Aunque el diario no aparezca en el lienzo y uno se lo tenga que imaginar, la postura y el ademán del retratado, con los ojos enclavados hacia abajo, convierten dicho ejercicio en un mecanismo que fluye de forma natural, sin ningún esfuerzo.

A su lado, la hija de José Luis Corella García mira al espectador mientras estira con los dedos el extremo de los párpados, emulando los rasgos asiáticos, en lo que representa sin lugar a dudas un proceso de metamorfosis figurada.

Muy cerca, en la misma sala, Alejandro Marco nos presenta al pintor Carlos Mondria, quien nos mira fijamente, con los brazos cruzados, en medio de un paisaje hogareño repleto de grises y colores tierra.

Nada que ver con el abanico de colores que el mexicano Andrés Basurto utiliza para mostrarnos a su esposa, que representa con la mirada perdida hacia un foco de luz que bien podría ser el sol, bien podría ser el flexo del estudio donde su marido se inspira.