Archivo de Público
Lunes, 16 de Junio de 2008

Dos batallas y un rival

Italia y Francia se la juegan en plena crisis y Rumanía depende de sí misma ante Holanda para lograr la clasificación. España sabrá hoy la selección contra la que tratará de acabar con su leyenda negra de cuartos

LADISLAO J. MOÑINO ·16/06/2008 - 21:19h

Dos selecciones históricas en crisis y una del segundo vagón crecida. Hoy se sabrá cuál de ellas será la rival de España para afrontar su leyenda negra de los cuartos de final. Italia es un volcán que puede estallar en la misma cara de Donadoni. Fracasó ante Holanda y no supo cómo ventilarse a Rumanía. La salvó Buffon con aquel penalti que le detuvo a Mutu. Eso la hace temible, porque puede ser la primera señal de la aparición del mito italiano en los torneos.

Una clasificación a trancas y barrancas en la primera fase y un final feliz. Nunca pudo España deshacerse de los italianos en partidos decisivos. Francia no quiere jugar al fútbol, maniatada por la obsesiva visión equilibrista que Domenech tiene del juego, pero ha sido el verdugo de la selección española en la Eurocopa de 2000 y en el Mundial de 2006.

Rumanía se ha plantado en la ultima jornada con dos empates que pocos esperaban. No ha deslumbrado con la pelota, pero sí ha transmitido que es más equipo que nombre. Hasta que se sepa el desenlace final ninguno de los tres pensará en España. Francia e Italia bastante tienen con intentar salir ganadores. Ninguno de los dos podía pensar que llegarían a esta última jornada pendientes de lo que haga Rumanía. Hasta una derrota por 1-0 podría servirle si italianos y franceses empatan. Sería la bomba del torneo.

 Revancha mundial

Valerio Varí

FRANCIA-ITALIA: ‘Azzurri’ y ‘Blues’ tienen el mismo objetivo

Confianza. Esa creencia o convencimiento que separa la sutil línea entre el éxito y el fracaso, entre la gloria y la desilusión. Dos países tan opuestos y a la vez tan parecidos como Italia y Francia siempre la han tenido. Han salido de situaciones comprometidas y logrado grandes triunfos gracias a ella. Esa creencia ya no la tienen. Tanto en el país de Garibaldi como en el de Napoleón se respira un aire contaminado por los malos resultados de los dos equipos en la presente Eurocopa.

En Italia, nadie confía en la Azzurra. Temen más una derrota de los suyos, que un resultado desfavorable en el Holanda-Rumanía. Los periodistas italianos no ven una victoria de su selección frente a los franceses, y ya están preparando grandes titulares para la temprana eliminación de los hombres de Donadoni. En Francia, el choque entre oranjes y rumanos, está protagonizando temas de portada y la revancha del pasado Mundial queda en segundo plano.

Donadoni y Domenech serán los encargados de que, esta noche, todo cambie, y por ello, apostarán por alineaciones muy ofensivas. El seleccionador italiano entregará las llaves del juego de su equipo al ex madridista Cassano, que acompañará en punta a Di Natale y Toni. Pirlo se cae del once titular. En el equipo galo, Benzema sustituye a Anelka y jugará junto a Henry.

 

 Lealtad a un sueño

Alfredo Varona

RUMANÍA-HOLANDA: Los de Piturca no quieren favores

La ansiedad es para Rumanía, que tiene el sueño a tiro. “No queremos favores”, denuncia Cipiran Marica, el delantero del Stuttgart que reaparecerá esta noche. “Holanda debe jugar con su mejor equipo. Si le ha ido bien ¿por qué va a cambiar?” En el Sttutgart precisamente Marica se hace querer por su incansable optimismo y la declaración depredadora. También en la selección.

Si Mutu amenaza con deprimirse ahí está Marica para consolarle. Comparten un té verde, de esos que le gustan a Mutu, y enseguida vuelven las bromas y la vida apasionada. Lo mejor de Rumanía, de esta organizada familia que lidera Piturca, el seleccionador. “Jugaremos al cien por cien”, promete Marica y también Dica, otro de los talentos del país. No toda la vida se reduce a Chivu y Mutu. Con la pelota, Dica, incluso, tiene más maniobra. Lo ha demostrado en el Steaua, donde es juez y parte. Pero en la selección le falta la autoridad que atribuyen los grandes partidos. A Dica le falta. Quizá sea esta noche .

El enemigo es Holanda, que ya ha pasado de curso. Pero Van Basten promete lealtad a la competición y saldrán los de siempre. Quizá se queden fuera Oijer y De Jonk, amenazados con la segunda tarjeta. Tampoco se descarta que descanse Van Nistelrooy. Saldría entonces Huntelaar, una radiografía de Van Basten veinte años después.