Archivo de Público
Lunes, 16 de Junio de 2008

Carabanchel, sentenciada

Rubalcaba y Gallardón acuerdan la demolición de la prisión madrileña para octubre. Los vecinos acusan al Gobierno y al Ayuntamiento de especular con los terrenos.

M. HUALDE ·16/06/2008 - 20:10h

La protesta nocturna de lso vecinos de la zona contra el proyecto, que finalmente fue disuelta por la Policía. G. SANZ.

Los 15 años de protestas vecinales no podían cortarse ayer de raíz. Así, la firma de un protocolo entre el ministro de Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, y el alcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón, para sustituir la cárcel de Carabanchel por un hospital, 600 viviendas y equipamientos y oficinas públicas estuvo acompañada por una concentración a las puertas del Ministerio con gritos de "¡Rubalcaba y Gallardón, especulación!".

Una pancarta sostenida por una decena de vecinos de los barrios de Latina y Carabanchel, ataviados con caretas con la cara del alcalde, resumía sus denuncias: "No a la especulación. Todos los terrenos de la cárcel para equipamientos sociales. Hospital ¡ya!". Llegaron a las diez de la mañana, después de que la Policía abortara su intento de pasar la noche del domingo al lunes. Amenazan con "ponerse delante de las máquinas" que derruirán la cárcel en octubre para evitar la construcción de viviendas porque la zona ya tiene "suficiente densidad de población".

Carta a Zapatero

Los vecinos planean enviar una carta al presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero para pedir un centro cultural de la paz, los derechos humanos y la memoria histórica en la cúpula de la cárcel, explicó Pedro Casas, de la agrupación vecinal de Carabanchel. Su deseo se verá reducido a un monumento, en la zona de jardines, en memoria de los que estuvieron encarcelados "por defender la libertad", explicó Rubalcaba. El ministro recordó que el padre del alcalde estuvo preso allí y que él mismo corrió ante la Policía "unas cuantas veces reivindicando la libertad de los que estaban dentro". Gallardón destacó que se cierra una "auténtica herida" por razones simbólicas y urbanísticas.

Gráfico de la cárcel de Carabanchel Aunque ambos reconocieron que no se ha llegado tan lejos como "alguien" hubiera deseado, destacaron que con el protocolo rubricado se da salida a las reivindicaciones vecinales. El alcalde agradeció la cesión voluntaria del 30% de los terrenos a los que Interior tenía derecho para aprovechamiento lucrativo. Gracias a esta donación, se ha incrementado un 50% el espacio inicial para equipamientos públicos. También resaltó que el acuerdo, alcanzado tras diez años de negociación, permite construir un 30% de viviendas protegidas, además de zonas verdes y nuevas calles.

La "presión" vecinal no termina aquí: piden una residencia de ancianos y un centro universitario. Además, un grupo del Consejo Superior de Investigaciones Científicas seguirá adelante con su proyecto de cómo gestionar un patrimonio histórico indeseado.

La reconversión de 170.000 metros cuadrados


Oficinas del Estado

Unos 9.600 m2 serán para la Escuela de Estudios Penitenciarios, Secretaría de Instituciones Penitenciarias, del Organismo de Trabajo Penitenciario y la Sociedad de Infraestructuras y Equipamientos Penitenciario.

Cesión a la Comunidad

El Ayuntamiento cederá mediante convenio 39.934 m2 a la Comunidad de Madrid para un hospital público. Otros 2.000 serán para equipamiento municipal, que determinará la Junta de Distrito. El consejero de Sanidad, Juan José Güemes, aseguró que ya se trabaja "muy intensamente" para construirlo.

Hasta 650 viviendas

Se edificarán entre 600 y 650 viviendas (34.372 m2), el 30% de protección oficial. Un 13% del terreno (23.242 m2) será para zonas verdes. En ellas se erigirá un monumento en recuerdo de los que fueron encarcelados. Un 26% para nuevas calles (46.014 m2), pero seguirán la comisaría y el centro de internamiento de inmigrantes (14.000 m2).