Archivo de Público
Martes, 17 de Junio de 2008

El PP está más a la derecha que sus votantes

Hasta un 55% de los electores del partido ubica a su fuerza política en el espectro conservador o ‘ultra’. El 36% la sitúa en el centro o el centro derecha. 

PUBLICO.ES ·17/06/2008 - 07:30h

INFOGRAFÍA - Pincha para ampliar.

Los votantes del Partido Popular no son como su partido. El espejo devuelve a los electores conservadores una fuerza política bastante más a la derecha.

Eso revela el último Publiscopio, elaborado entre el 6 y el 12 de junio a partir de una muestra de 675 votantes del PP en los últimos comicios generales del 9 de marzo, a su vez porción de la muestra general de 3.000 electores.

Los votantes populares se ubican a sí mismos en la regla ideológica. Y se ven en un 5,1. Es decir, en el centro derecha, ya que el 1 representa en la escala a la extrema izquierda y el 7 a la derecha más ultra. Vistas las cifras en porcentaje, la encuesta revela que el electorado conservador se divide prácticamente por tercios, con un núcleo de votantes muy reaccionarios. De hecho, el 31,2% se sitúa en la derecha o la extrema derecha, frente al 28,5% que se ve en el centro y el 28,6% que se siente cómodo en el centro derecha. Sólo un pequeño 4,6% se etiqueta como de izquierdas.

Partiendo de esa base del 5,1, ¿cómo conciben entonces los electores a sus dirigentes? Y, en términos generales, ¿dónde colocan a su partido?
En el 5,7. Es decir, son los votantes del PP los que reconocen que su fuerza política está descentrada, seis décimas más a la derecha que ellos mismos. Hasta un 54,7% ubica al PP en la derecha (32,4%) o en la ultraderecha (22,3%). El porcentaje baja entre los que lo tildan de centro derecha (26,7%). Casi más llamativo es que sólo un 9,6% de los votantes juzga al PP como partido de centro, tal y como predican sus dirigentes, poco cómodos con la vitola de derechas. Sumando las dos últimas cifras, se obtiene un 36,3%.

Quien coincide al 100% con ese 5,7, con esa ubicación nítidamente conservadora del espectro ideológico, es Esperanza Aguirre. La presidenta de la Comunidad de Madrid encaja con el perfil que los votantes tienen de su fuerza política, más extremista. No pasan desapercibidos dos datos: el 31,4% cree a la lideresa de derechas y el 21,6%, una ultra.

Pese a todo, cerca de Rajoy

Los porcentajes tal vez no sorprendan en Aguirre, a quien siempre se ha visto, y con más fuerza desde el 9-M, como la cabeza del sector duro del PP, del lado de José María Aznar, Ángel Acebes, Eduardo Zaplana o María San Gil. De modo que podría colegirse que Mariano Rajoy, empeñado en las últimas semanas en aparecer como moderado y proclive a entenderse con los nacionalistas, bordea el centro.

No es así. Rajoy recibe una nota del 5,6, tan sólo una décima menos que la presidenta madrileña. Le califican de hombre de derechas un 29,2% de los encuestados, mientras que uno de cada cinco lo sitúa en posiciones más radicales. Sin embargo, el Publiscopio constata que el líder del PP sí gana holgadamente la disputa del centro a Aguirre. Él recibe esa etiqueta del 14,1% de los votantes populares; ella, del 7,9%.

El más próximo al centro

El retrato cambia ostensiblemente cuando el dirigente elegido es Alberto Ruiz-Gallardón. El alcalde de Madrid sí representa con fidelidad ese centro político y es el que más se aproxima a la percepción que de sí mismos tienen los electores del PP.

 Antecedentes del voto del PP
El regidor obtiene una puntuación del 4,9, dos décimas a la izquierda del listón del electorado. Para sus votantes representa con fidelidad el centro derecha. Así lo cree el 26,9%. Otro 22,4% lo ubica en el centro exacto, catorce puntos largos más que su rival eterna, Aguirre. Son muchos menos los que le ven escorado a la derecha o hacia posturas ultras (16,1% y 11,8%, respectivamente). La postura más templada de Gallardón hace incluso que uno de cada diez electores del PP le llame político de izquierdas. En esa casilla está lejos de sus otros dos compañeros. 

La encuesta pregunta también a los electores acerca de sus antecedentes de voto. Y, como cabía esperar, prima la fidelidad. Más de la mitad (52,8%) de los que confiaron en Rajoy el 9-M vota “siempre” al PP. Ese porcentaje se dispara al 76% entre los mayores de 60 años. Confiesan haber votado “alguna vez” al partido un 34,8% de los sondeados por el Publiscopio.

El PP flaquea en la recogida de nuevos electores: para el 12,4%, la del 9-M fue la primera vez en que optaron por los conservadores. De nuevo, hay diferencias entre los menores de 30 años (36%) y los mayores de 60 (3%).

Últimos números: el 78,4% de los votantes del PP el 9-M había votado a Rajoy en 2004. De los nuevos electores (21,6%), sólo el 4% fueron menores de 18 años. El 7% procedió del PSOE y el 1,3%, de otros partidos.