Archivo de Público
Lunes, 16 de Junio de 2008

Rice insiste en que Siria y Líbano deben establecer relaciones diplomáticas

EFE ·16/06/2008 - 12:06h

EFE - La secretaria de Estado estadounidense Condoleezza Rice (i) y al primer ministro israelí Ehud Olmert (d) en la residencia de este último en Jerusalén, Israel ayer 15 de junio. La secretaria de Estado de Estados Unidos, Condoleezza Rice, llegó hoy por sorpresa a Beirut.

La secretaria de Estado de EEUU, Condoleezza Rice, que llegó hoy a Beirut en una visita inesperada para mostrar su apoyo al nuevo presidente libanés, insistió en que Siria y Líbano deben establecer relaciones diplomáticas.

Rice hizo estas declaraciones después de reunirse en el palacio presidencial con el recién elegido presidente, el cristiano Michel Sleiman.

A pesar de la retirada de las tropas sirias de Líbano en abril de 2005, lo que puso fin a casi tres décadas de presencia militar, ambos países aún no han normalizado sus relaciones.

Washington, que acusa a Damasco de interferir en la política libanesa, considera que el restablecimiento de las relaciones entre Líbano y Siria es un paso necesario para acabar con la influencia del régimen sirio, al que Washington acusa de apoyar al grupo chií Hizbulá, al movimiento palestino Hamás y a la insurgencia iraquí.

Esta mañana, a su llegada al aeropuerto de Beirut, Rice aseguró que el motivo de su viaje era mostrar "el apoyo de EEUU a la democracia libanesa".

La jefa de la diplomacia estadounidense, que se encuentra reunida con el primer ministro, Fuad Siniora, tiene previsto dialogar también con el presidente del Parlamento y uno de los pilares de la oposición, Nabih Berri, y con el líder de la mayoría parlamentaria, Saad Hariri.

Tras entrevistarse con Sleiman, antiguo jefe del Ejército libanés, Rice insistió en el apoyo de Washington al país de los cedros y a su nuevo presidente, elegido por el Parlamento el pasado 26 de mayo.

La responsable estadounidense mostró, asimismo, su respaldo al acuerdo de Doha, que sentó las bases para la reconciliación política entre la mayoría parlamentaria y la oposición libanesas tras un año y medio de crisis política, que derivó en unos enfrentamientos armados que dejaron 65 muertos y 200 heridos

"El acuerdo de Doha beneficia y sirve a los intereses del pueblo libanés, y por eso EEUU lo apoya", dijo Rice.

La secretaria de Estado agregó que "se trató de un compromiso que permitió a la oposición tener derecho a veto, abrió el camino a la formación de un gobierno con Fuad Siniora a su cabeza y liberó las instituciones democráticas para que puedan funcionar en beneficio del pueblo libanés".