Archivo de Público
Lunes, 16 de Junio de 2008

Tres acusados del ‘caso Nanysex’ reconocen abusos a menores

El principal procesado, Álvaro I. G., se mostró predispuesto a someterse a la castración química

Patricia Rafael ·16/06/2008 - 13:14h

Uno de los acusados es conducido a la Audiencia Provincial de Madrid. EFE

Poco después de las diez y media de la mañana comenzó ayer, a puerta cerrada, el juicio en la Audiencia Provincial de Madrid contra los cuatro acusados del conocido como caso Nanysex, procesados por delitos de abusos a menores, grabar las vejaciones en vídeo y distribuir el material por Internet. El principal procesado Álvaro I. G., de 26 años, que se enfrenta a una pena de cárcel de 39 años, reconoció durante la vista haber abusado de cinco niños, todos con edades entre uno y dos años.

Durante la vista, se vivieron momentos de extrema crudeza. A preguntas del Ministerio Fiscal, Álvaro admitió que sometió a los menores a tocamientos, que los masturbó y que les realizó felaciones, según explicó al finalizar la primera sesión del juicio Manuel Maza, abogado de una de las acusaciones particulares.

Al ser interrogado sobre si sodomizó a los menores, el acusado lo negó, y se refirió únicamente a que simuló la penetración anal.

La Fiscalía, sin embargo, le acusa de seis delitos continuados de abusos sexuales con penetración. En el artículo 182 del Código Penal, los delitos de este tipo –ya sea penetración anal o vaginal– implican una mayor pena.

Grabaciones en vídeo

Álvaro reconoció haber grabado los abusos en vídeo. Acusó a Eduardo S. M., de 27 años, otro de los procesados, y que se enfrenta a una pena de 13 años y medio de cárcel, de facilitar los aparatos electrónicos para grabar los abusos. El principal acusado incluso culpó a su supuesto compinche de chantajearle para obligarle a mantener relaciones sexuales con él.

Según indicó Maza, Álvaro aseguró que Eduardo le amenazó con contar a sus padres que era homosexual si no se acostaba con él.

Desde que fue detenido en mayo de 2005, el principal acusado permanece en prisión preventiva. Ayer declaró que en la cárcel en la que está actualmente, Herrera de la Mancha, en Ciudad Real, sigue un programa de rehabilitación para pederastas. También admitió que le han ofrecido someterle a la castración química, algo que acepta: “Si fuera necesario estaría dispuesto a someterme a ella”, afirmó.

La legislación española no contempla la castración química. Las únicas terapias contempladas para delitos sexuales son los tratamientos psicológicos de modificación de conducta. Fuentes penitenciarias confirmaron ayer que en Herrera de la Mancha existe un programa de terapias psicológicas para presos por delitos sexuales.

Distribución de pornografía

Eduardo S. M. también reconoció haber abusado de tres menores, al igual, que el tercer acusado de delitos sexuales, José G. C., de 26 años. A éste último se le imputan dos delitos de abusos. Como Álvaro, y según el escrito de la Fiscalía, se ofrecía a cuidar a menores y era entonces cuando aprovechaba para abusar de ellos.

El único procesado que está en libertad condicional, Antonio O. M., de 48 años, que se enfrenta a una pena de 10 años de prisión por distribuir pornografía infantil, negó todas las acusaciones. Durante la vista afirmó que encontró un sitió en Internet en el que Álvaro ofrecía los videos de los menores. Y llamó por curiosidad, explicó Maza. A la pregunta de por qué no lo denunció, se limitó a responder que por su amistad con Álvaro.