Archivo de Público
Lunes, 16 de Junio de 2008

La UE promete que el Tratado de Lisboa no está muerto tras el "No" irlandés

Los ministros de Asuntos Exteriores de la UE creen que los procesos de ratificación deben continuar a pesar del ‘No' irlandés

PÚBLICO.ES / REUTERS ·16/06/2008 - 12:58h

Nicolas Bouvy / EFE - De izqda. a dcha.: el ministro de Asuntos Exteriores italiano, Franco Frattini, saluda a su homólogo francés, Bernard Kouchner, la griega, Dora Bakoyannis, y al Alto Representante para la Política Exterior y de Seguridad Común de la Unión Europea, Javier Solana, antes de la reunión del Consejo de Asuntos Generales y Relaciones Exteriores de la Unión Europea en Luxemburgo.

Los ministros de Asuntos Exteriores de la Unión Europea insisten en que el Tratado de Lisboa de reforma de la UE sigue vivo a pesar del triunfo del ‘No' en un referéndum en Irlanda, aunque reconocen que no tienen una solución rápida para rescatarlo.

La reunión mensual de los ministros en Luxemburgo fue la primera oportunidad para que los responsables europeos pudieran analizar juntos los resultados de la consulta de la semana pasada en Irlanda.

El rechazo irlandés a Lisboa ha aumentado las dudas sobre la supervivencia de un texto que pretendía reforzar el peso económico y político de Europa en el mundo.

"La UE está en una crisis constante, saltamos de una crisis a otra, pero siempre encontramos una solución"

El jueves y el viernes se reúnen en Bruselas los jefes de Estado y de Gobierno de los 27 estados miembros para el Consejo Europeo de verano y esperarán que el primer ministro, Brian Cowen, les informe si ve posible ganar un nuevo referéndum, algo que no han descartado los responsables irlandeses pero que creen que es una estrategia de alto riesgo.

"La decisión de la gente tiene que ser respetada y tenemos que encontrar una salida [...] Es demasiado pronto para ofrecer soluciones o propuestas", declaró al llegar el ministro irlandés, Micheal Martin. "No hay ningún arreglo rápido".

El ministro de Asuntos Exteriores esloveno, Dimitri Rupel, cuyo país ejerce este semestre la presidencia de la Unión Europea, admitió hoy que "sería arriesgado decir que vamos a devolver la vida al Tratado" y admitió "no tener ninguna solución" para el no irlandés, respaldado por el 53% de los votantes. 

Por el momento, los 26 socios de Dublín no aceptan el 'No' como respuesta y la mayoría ha insistido en que el proceso de ratificación debería seguir en los ocho estados miembros que todavía no se han pronunciado, incluido España (18 países ya han ratificado el tratado por vía parlamentaria).

"El tratado no está muerto. La UE está en una crisis de gestión constante, saltamos de una crisis a otra, pero finalmente encontramos una solución, dijo a la prensa el ministro finlandés, Alexander Stubb.

Javier Solana: "La vida debe seguir"

"Creo que el espíritu europeo es fuerte [...] y veremos más ratificaciones", dijo el esloveno Dimitrij Rupel, que tiene la presidencia semestral rotatoria hasta el 30 de junio.Rupel destacó que depende de Irlanda proponer salidas al 'impasse': "Yo no tengo soluciones".

Por su parte, el jefe de política exterior de la Unión, Javier Solana, aseguró que "la vida debe seguir".

Una segunda oportunidad

Los responsables europeos dicen que si todos los demás países ratifican el tratado en diciembre, se podría persuadir a los irlandeses de que lo volvieran a intentar a cambio de garantías para cuestiones como preservar un comisario para cada país y mantener de forma indefinida el veto nacional para la legislación fiscal.

Cowen dijo que los socios europeos deberían ayudarles, porque si no el tratado no entrará en vigor, con sus apartados de una presidencia a largo plazo, una estructura reformada de toma de decisiones en Bruselas y mecanismos más eficaces en política exterior y defensa.

Un alto cargo comunitario indicó que si Cowen dice a los dirigentes europeos que no puede ganar un nuevo referéndum, el "plan C" sería poner reformas limitadas en el tratado de adhesión de Croacia, que se espera entre en la UE en 2010 o 2011.

Ello podía suponer modificar el sistema de voto y el reparto de escaños en el Parlamento Europeo.

¿Crisis? Otra crisis...

Los ministros de Exteriores de la UE coinciden en dejar pasar el tiempo para asimilar en 'no' irlandés, no precipitar la respuesta y confiar en el resultado de una nueva votación. En cualquier caso, aunque se reconozca que se trata de una crisis, sólo es "otra más". 

 - Dimitri Rupel, ministro de Asuntos Exteriores esloveno: "Sería arriesgado decir que vamos a devolver la vida al Tratado". Admite "no tener ninguna solución" para el no irlandés, respaldado por el 53% de los votantes, pero cree que no se puede "ignorar lo que ha ocurrido", pero "el espíritu europeo es fuerte y veremos en las próximas semanas más ratificaciones, lo que significará que hay apoyo para una Europa fuerte".

- Micheál Martin, jefe de la diplomacia irlandesa: La decisión de sus compatriotas "debe ser respetada" porque a pesar de haberla acogido con "decepción" el ejecutivo de Dublín, se trata de "una decisión democrática del pueblo irlandés". "Es demasiado pronto en nuestra opinión para empezar a buscar soluciones" hasta que se "analicen las cuestiones subyacentes detrás del voto" irlandés. "Estamos en una situación incierta, pero Europa ha estado en esta situación antes [...] y será capaz de gestionar una manera de avanzar adelante. Este es nuestro deseo".

- David Miliband, ministro de Exteriores británico:defendió escuchar "la evaluación preliminar" de su colega irlandés y responder al 'no' irlandés "de forma tranquila y respetuosa" dejando espacio al Ejecutivo irlandés "para hacerse a la decisión del referéndum y decidir sus próximos pasos". "Es importante que continuemos con el proceso de ratificación" en Reino Unido y "completar el proceso parlamentario" este miércoles.

- Miguel Ángel Moratinos, El ministro de Exteriores español: reiteró la necesidad de que continúen los procesos de ratificación del Tratado de Lisboa y que su entrada en vigor "se retrase lo menos posible". Moratinos presentará el proyecto de ley orgánica la semana próxima y "a principios de octubre" concluirá el proceso de ratificación en España. "Veremos cuáles son los plazos y los tiempos" para gestionar este "incidente", explicó el jefe de la diplomacia española, "que ha puesto a la Unión Europea ante un nuevo desafío".

Franco Frattini, ministro de Exteriores italiano: reconoció que "es absolutamente prematuro una decisión improvisada" de los 27 para salir del escollo y admitió que el 'no' irlandés supone "una ducha fría para Europa" aunque ésta "no se para".

Javier Solana, Alto Representante de Política Exterior y de Seguridad Común de la UE: recalcó que "nada" ocurrirá a la UE por el voto negativo de los irlandeses. "Continuaremos. Resolveremos este problema. No sé cómo se resolverá en términos prácticos pero se resolverá, no hay duda", dijo.

Alexander Stubb, ministro de Asuntos Exteriores finlandés: dio los titulares a la prensa con su "El Tratado no está muerto", que resume el sentimiento comunitario. En la UE, recordó, "se va de una crisis a otra y finalmente se encuentra una solución".

Carl Bildt, ministro de Asuntos Exteriores sueco, admitió que no espera ninguna solución inmediata porque "llevará algún tiempo que Dublín digiera el resultado y busque una solución adelante". En cualquier caso, defendió escuchar "la voz de todos los países" que todavía no se han pronunciado sobre el Tratado, incluida Suecia.