Archivo de Público
Lunes, 16 de Junio de 2008

No en nuestra casa

Los Lakers ganan (103-98) y fuerzan un sexto partido

ALBERTO CABELLO ·16/06/2008 - 07:03h

Gasol, en un lanzamiento a canasta. EFE

Los Lakers libraron a sus aficionados de vivir la ceremonia de entrega del trofeo de campeón de la NBA en el Staples Center, buena parte de culpa la tiene el excelente encuentro de Pau Gasol en el quinto partido de la final disputado en el Staples Center.

En cuanto actitud, el español salió lanzado a por el partido, defendió con acierto a Garnett y fue a por él en ataque sin complejos. El ala pívot de los Lakers fue decisivo en la victoria amarilla por 103-98. Pau sumó 19 puntos, 13 rebotes, 6 asistencias y 2 tapones. Cuando el balón pasa por sus manos, cosas estupendas suceden para los Lakers: el ataque es más fluido, llegan mejores posiciones de tiro y se anota, por tanto, sin tanta dificultad.

El problema es que a veces da la sensación de que el balón no llega a manos de Gasol tanto como debiera. Kobe Bryant no tuvo ayer su noche, y en momentos del último cuarto intentó disfrazarse de héroe. Provocó malos lanzamientos, faltas en ataque y pérdidas de balón. Era Pau el hombre de la noche, cargó a Garnett con cinco faltas y a P.J.Brown con otras cinco. No hay muchos jugadores que saquen de sus casillas a la estrella de los Celtics, pero ayer The Big Ticket tuvo a uno de ellos.

El problema es que a veces da la sensación de que el balón no llega a manos de Gasol tanto como debiera

Gasol apareció en el momento crítico de esta final para ayudar a su equipo a forzar el sexto partido, que se disputará mañana en Boston. El partido fue similar al cuarto, salida en reactor de los amarillos y la de los Celtics en diésel.

En un suspiro, los Lakers ya tenían 19 puntos de ventaja y en otro aliento Boston empataba el partido. Una cuestionada gestión del banquillo por Phil Jackson a comienzos del segundo cuarto tiró a la basura el buen trabajo de su equipo. Un parcial de 0-15 redujo las distancias y el fantasma de la remontada se apareció en el Staples.

Paul Pierce fue el gran artífice de la resurrección de los verdes. Resultó imparable para cualquier defensor que se puso en su cara. Walton, Ariza, Bryant, Radmanovic. Ninguno de ellos pudo contener el torrente ofensivo, del que si no hay sorpresa será el MVP de la final. Pierce anotó 38 puntos. A partir del tercer cuarto, Gasol volvió a crecer en el partido y los Lakers resistieron el apretón de los visitantes.

Otra vez 12 puntos de ventaja, que se difuminaron en un instante y apretó el partido en los últimos minutos. Garnett erró tiros libres y los Lakers encontraron a Pau, ya fuera anotando, reboteando o gestionando bien el ataque.

Ficha técnica

103 - Los Ángeles Lakers (39+16+25+24): Fisher (15), Bryant (25), Radmanovic (7), Odom (20), Gasol (19) -cinco inicial-, Farmar (11), Walton (2), Vujacic (4), Ariza (-), Mihm (-) y Turiaf (-).

98 - Boston Celtics (22+30+18+28): Rondo (3), Allen (16), Pierce (38), Powe (-), Garnett (13), -cinco inicial-, House (6), Cassell (9), Posey (3), Brown (4) y Tony Allen (6).

Árbitros: Bavetta, Foster y Mauer. Expulsaron a Ray Allen por faltas personales.

Incidencias: Final de la NBA. Quinto partido, disputado en el Staples Center de Los Ángeles, ante 18.997 espectadores. Lleno.