Archivo de Público
Domingo, 15 de Junio de 2008

Bush advierte a Brown contra una retirada de tropas de Irak

Con su popularidad bajo mínimos, el líder británico podría optar por el regreso de los soldados.

PÚBLICO/AGENCIAS ·15/06/2008 - 19:39h

D. LIPLINSKI / AP - La reina Isabel II y Bush durante su paseo ayer por el castillo de Windsor.

Horas antes de recibir al presidente de EEUU, George Bush, que llegó ayer a Londres procedente de París, el primer ministro británico Gordon Brown desayunó ayer con una advertencia enviada por el presidente estadounidense desde las páginas del dominical The Observer. Bush alertaba contra el anuncio de un calendario para la salida de las tropas británicas de Irak, una semana después de que un informe apuntase la posibilidad de que el Reino Unido anuncie una retirada definitiva para finales de año.

En una entrevista exclusiva con el semanario, Bush dijo que "obviamente" tanto Estados Unidos como el Reino Unido quieren traer de vuelta a casa a sus tropas, pero sólo podría hacerse "basándose en el éxito" de la operación en Irak.

Al ser preguntado por la posibilidad de que Downing Street anuncie un calendario para reducir sus tropas, Bush señaló: "Nuestra respuesta es: no debería haber un calendario definitivo".

El Reino Unido mantiene en la actualidad alrededor de 4.200 militares destacados en Irak, donde han perdido la vida 176 soldados británicos desde el inicio de la invasión del país por una coalición liderada por EEUU. En 2003, después de la guerra, el Reino Unido tenía más de 15.000 efectivos en Irak; en 2007 había 7.000 soldados.

Con la popularidad del primer ministro Brown en su momento más bajo desde que sucedió a Tony Blair -el pasado mayo los laboristas sufrieron en las municipales su peor derrota en 40 años-, el anuncio de una nueva retirada de tropas podría ser una de las medidas más rentables en términos de recuperación de imagen.

Bush señaló que ya ha mantenido conversaciones con Brown sobre ese asunto y que espera volver a tratarlo durante su estancia en el Reino Unido. También subrayó el hecho de que el primer ministro británico ya echase marcha atrás el año pasado respecto a otra retirada prevista, razón por la cual hoy son 4.200 las tropas inglesas en el terreno en lugar de las 3.500 prometidas entonces.

"Confío en que [Brown] escuchará a nuestros mandos militares para asegurar que los sacrificios que han hecho no son en balde", agregó Bush.

Ninguna decisión tomada

The Observer calificó las palabras de Bush como una advertencia, y la Casa Blanca se apresuró a precisar que ese no había sido "el tono" de la entrevista, de la que hizo pública la transcripción.

El Ministerio de Defensa británico, por su parte, indicó que no hay ninguna decisión tomada sobre retirada de tropas, mientras que una portavoz de Brown negó que haya desacuerdos con EEUU.

Cualquier retirada de tropas británicas dependería "de las condiciones sobre el terreno", dijo la portavoz, quien precisó que "establecer calendarios arbitrarios" no responde a la política del Reino Unido.

Londres es la última etapa en la gira europea de George Bush, a quien le quedan siete meses en la Casa Blanca. A diferencia del resto de ciudades por las que ha pasado, en la capital británica está prevista una manifestación de protesta en las calles contra el mandatario estadounidense y la invasión de Irak.

 

Último intento de capturar a Bin Laden


El presidente George Bush quiere capturar al líder de Al Qaeda, Osama Bin Laden, antes de que concluya su mandato y ha reclutado, en un último intento para conseguirlo, a fuerzas especiales británicas, según reveló ayer The Sunday Times. Fuentes de Defensa y de los servicios de Inteligencia en Washington y en Londres confirmaron al periódico que hay en marcha una nueva operación para capturar al hombre más buscado del mundo y enemigo público número uno de EEUU. La detención de Bin Laden es la gran asignatura pendiente de Bush.  Dos fuerzas especiales del Ejército británico, una naval y otra de reconocimiento, han estado tomando parte de una operación dirigida por Estados Unidos para capturar a Bin Laden en la frontera septentrional de Pakistán. Según una fuente de las fuerzas especiales británicas, la operación cuenta con el permiso de las autoridades paquistaníes.

Otro diario británico, The Independent, se hacía eco ayer del hallazgo de nuevos documentos secretos del Gobierno británico en otro tren de cercanías, en la misma semana en la que se extraviaron unos archivos confidenciales sobre Al Qaeda e Irak. Los documentos detallan medidas para luchar contra la financiación del terrorismo, el blanqueo de dinero o el tráfico de drogas. La oposición lamentó “un nuevo ejemplo de falta de disciplina” por parte del Gobierno y pidió controles para proteger la información secreta oficial.