Jueves, 1 de Noviembre de 2007

Piden desestimar el cargo de extorsión a la ex empleada de Alejandro Sanz

EFE ·01/11/2007 - 21:29h

EFE - Lonnie Richardson, defensor de Sylvia Helena Alzate (i) y de su esposo Carlos González (d), presentó la moción ante la jueza Rosa Rodríguez, en un tribunal de Miami (Florida), donde se ventila el caso.

El abogado de una ex empleada del cantante español Alejandro Sanz solicitó hoy que se retire el cargo de extorsión a su cliente, al alegar que no está involucrada en ningún delito, mientras el juicio fue aplazado hasta febrero de 2008.

Lonnie Richardson, defensor de Sylvia Helena Alzate y de su esposo Carlos González, presentó hoy la moción ante la jueza Rosa Rodríguez, en un tribunal de Miami (Florida), donde se ventila el caso.

"Carlos y Silvia son inocentes, hemos estado diciendo eso desde el inicio. Ellos no han cometido ningún crimen, están siendo usados y el sistema judicial es utilizado como una herramienta por Alejandro Sanz y las compañías discográficas", declaró el abogado a periodistas al terminar la audiencia.

La pareja, que trabajó para el artista en su residencia de Miami Beach, afronta un cargo de extorsión por presuntamente exigir 500.000 dólares a Sanz para no divulgar asuntos personales del artista madrileño.

En la vista judicial, la Fiscalía Estatal de Miami comunicó a la jueza que la fecha del documento presentado por la defensa tenía la fecha equivocada, por lo que solicitó tiempo para revisar la moción.

Michael Von Zamfit, fiscal estatal, además manifestó su preocupación en torno a que la acusada entienda el contenido de la documentación que está en inglés, dado que utiliza un traductor durante las audiencias.

La magistrada ordenó a la defensa asegurarse de que su cliente comprendiera la moción, pero no emitió ningún dictamen.

Rodríguez fijó una nueva audiencia para el 1 de febrero y el juicio para el 11 de ese mismo mes de 2008.

Cuando concluyó la audiencia, Richardson explicó que la Fiscalía Estatal argumenta que Alzate debe ser una de las acusadas en el caso.

"Nuestro argumento es que Sylvia no ha hecho nada malo y que es absolutamente indignante que la hayan presentado cargos. Así que estamos pidiendo que sus cargos sean desestimados", enfatizó.

No obstante, no aclaró por qué González está excluido en la solicitud.

Alzate, por su parte, al ser preguntada si es justo que ella salga del caso y no su esposo, sólo comentó: "Es la ley, estamos en eso, es la burocracia".

En cuanto al tiempo solicitado por Von Zamfit para analizar la moción, el abogado Richardson aseguró que los fiscales recibieron la corrección de la fecha del documento.

"Se trataba de la diferencia entre un 06 y un 07. Ellos han tenido suficiente tiempo para revisarlo, sólo querían más tiempo", afirmó.

A su vez, Carlos González se quejó de que el proceso sigue extendiéndose porque los fiscales continuaban poniendo trabas "cambiando una fecha o cualquier palabra".

Al ser consultado sobre su reciente participación en un programa de televisión de España donde se trató el caso, manifestó que habló sobre muchos aspectos y adelantó que en "su momento habrá mucho más que decir, porque muchas de las cosas que se dijeron son delitos verdaderos".

Alzate apuntó que ellos también tienen derecho a defenderse y hablar, porque "se ha dicho mucho" de ellos.

El matrimonio no suscribió un contrato de confidencialidad con el intérprete de "Corazón partío".

En junio pasado la Fiscalía Estatal retiró tres cargos de robo en mayor cuantía a González.

El ex empleado de Sanz fue acusado de robo después de que en diciembre pasado un ejecutivo del artista denunció que al revisar documentos relacionados con el artista halló que el acusado presuntamente registró a su nombre un barco y una moto de agua del cantante.

Con respecto al cargo de extorsión, González también ha negado esta acusación.

Dicha posición la mantiene en una conversación telefónica con Juan Ramón Ramírez, director corporativo de Alja, una subsidiaria en Florida de la compañía Gazul Producciones S.L., propiedad del cantante, grabada por las autoridades estadounidenses.

En la grabación se escucha que Ramírez le preguntó a González para qué le pedía los 500.000 euros.

"Estás equivocado, en ningún momento te pedí 500.000 euros, ni dólares, ni nada de cifras de dinero", respondió González en la conversación de la que Efe tiene una copia suministrada por la Fiscalía Estatal.

"Solamente llamé para decirte que debíamos arreglarnos porque a mi esposa la botaron sin una carta de recomendación y sin una compensación por todo el tiempo que estuvimos con ustedes", aclaró el acusado.