Archivo de Público
Domingo, 15 de Junio de 2008

Denuncian al Defensor del Pueblo por la escolarización de niños de tres años a 3 km de su casa

EFE ·15/06/2008 - 16:53h

EFE - Unos padres de Utrera (Sevilla) han solicitado amparo al Defensor del Pueblo por la escolarización de varios niños de tres años en un colegio situado a tres kilómetros de su domicilio.

Unos padres de Utrera (Sevilla) han solicitado amparo al Defensor del Pueblo por la escolarización de varios niños de tres años en un colegio situado a tres kilómetros de su domicilio.

La escolarización a esa distancia se produce como consecuencia de un sorteo "aberrante, arbitrario e injusto" que puso en el mismo saco a todos los niños que no obtuvieron plaza escolar en el primer centro elegido, según el escrito de los padres, facilitado a Efe.

Los padres sostienen que el método aplicado por la Junta es "contrario a la normativa y vulnera los derechos fundamentales", pues el sorteo no tuvo en cuenta que los niños podían ser asignados a otro colegio próximo a su domicilio.

Según explican, cuando solicitaron escolarizar a su hijo de 3 años, la Junta solo permitió a cada familia escoger un colegio, en este caso el Hermanos Álvarez Quintero, en el que finalmente no obtuvieron plaza pese a que reunían el máximo de puntuación por proximidad al domicilio y por tener otro hijo en el mismo centro.

Entonces la Junta "metió en el mismo saco a todos los niños y niñas sobrantes, sin plaza, sin distinción de la cercanía del centro" y les sorteó entre todos los colegios públicos de Utrera.

El hijo de los reclamantes fue asignado al colegio Coca de la Piñera de la Barriada de las Casas Baratas, pese a que al menos los colegios Hermanos Álvarez Quintero, María Montesori y Al Andalus se encuentran muy cerca de su domicilio, y el menor reunía la puntuación necesaria para acceder a cualquiera de ellos.

Este sorteo, sostienen los padres, "es arbitrario, y su procedimiento y reglas de asignación no han sido comunicados previamente a la familia".

Afirman que al menos seis niños de Utrera han sido enviados a un colegio "situado en la otra punta del pueblo, a 3 kilómetros de distancia" de su casa y vulnerando así su derecho a "desenvolverse y desarrollarse dentro de su entorno".

Los denunciantes afirman que se trata de padres y madres que trabajan o tienen personas dependientes a su cargo, carecen de coche y una de ellas es una madre soltera, por lo que no pueden hacer todos los días el viaje para llevar y recoger a sus hijos.