Archivo de Público
Domingo, 15 de Junio de 2008

La ponencia de Estatutos propone ahora primarias

A falta de otra lista, la democratización del PP y su definición ideológica centrarán los debates

MARÍA JESÚS GÜEMES ·15/06/2008 - 15:43h

Sin candidaturas alternativas, la atención se centrará en las enmiendas. En el Congreso de Valencia, habrá debate y éste fundamentalmente girará en torno a la democracia interna del partido, al diálogo con los nacionalistas, la definición ideológica del PP y el hecho de si los conservadores deben o no descentralizar su poder en favor
 de los territorios.

De las tres ponencias que hay, la económica, la política y la de Estatutos, las dos últimas son las más polémicas. No en vano, de las 2.124 enmiendas que se han recibido, éstas son las que más han registrado. El pasado jueves, los ponentes incluían las de más fácil encaje. A partir de ese momento, empezaba el proceso más difícil, el de las negociaciones a las a que se denominan transaccionales. Si no se llega a un acuerdo, éstas llegan a la comisión del congreso. Allí se resuelven la mayoría. Para ser debatidas en plenario, tienen que recibir más de un 30% de los votos. Las que pasan ese listón son muy pocas.

El debate de los avales

En la ponencia de los Estatutos, buena parte de las discusiones se iban a centrar en el tema de las primarias y en la rebaja del número de avales (del 20 al 10%) para poder presentar una lista real. La iniciativa puesta en marcha por un concejal del distrito de Salamanca, Íñigo Henríquez de Luna, ha sido de las que más protagonismo ha adquirido durante estos meses.

El presidente del PPdeG, Alberto Núñez Feijóo, zanjó ayer esta cuestión. En declaraciones a Europa Press, avanzó que la ponencia de Estatutos –de la que forma parte junto a Rosa Estarás y Alfonso Fernández Mañueco– incluirá el sistema de listas abiertas para la elección de compromisarios. Explicó que, de este modo, se modificará el sistema actual de listas cerradas, con lo que los representantes congresuales serán “los más votados”.  El PP pretende así “garantizar que los afiliados que quieren participar en la elección del presidente del partido lo puedan hacer”.Esta propuesta se suma a la de establecer que todos los candidatos a la presidencia del PP puedan desarrollar una “campaña real, con plazos concretos y en las mismas condiciones”.  

Revisión ideológica

En otro orden, el ex vicepresidente del Gobierno Francisco Álvarez Cascos quiere que se revise la definición del partido. En los artículos actuales, se señala que es un partido de “centro, reformista y liberal”. Pero él los quiere sustituir porque son “imprecisos e inconexos entre sí, no perfeccionan la definición ideológica del PP y, por el contrario, podrían ser interpretados como restricciones del espacio político en el que se encuentra asentado”. A cambio, propone recuperar los apartados de la ponencia política aprobada en el X Congreso Nacional de Sevilla, que a su vez bebió del de la refundación. Él ha asegurado que su intención no ha sido eliminar la referencia al centro reformista, sino sólo corregir la redacción y, sobre todo, que figure que el PP es una organización política “inspirada en los principios liberales y del humanismo cristiano”.

Desde luego, en el congreso, todos los ojos estarán pendientes de su figura y de la de Alejo Vidal Quadras, que junto a un grupo de dirigentes aboga por una reforma constitucional para frenar el nacionalismo. Estos piden que “en lugar de intentar construir mayorías con los partidos nacionalistas”, el PP debe ofrecer al PSOE y a las demás fuerzas de ámbito y vocación nacional un pacto con este fin para la reforma de la Carta Magna.

Pero, por lo que parece, la cúpula no está dispuesta a rechazar el diálogo con los nacionalistas. Al contrario, ya está puliendo los artículos sobre el PNV. Sobre todo en dos puntos: el que señalaba que los nacionalistas vascos “condenan el terrorismo, pero todos sus actos desmienten sus palabras” y el que decía que “contagiaban” a las demás fuerzas nacionalistas de España. 

El comité autonómico y los valores cristianos

Comité autonómico

La creación de un Comité Autonómico, en el que estarán representados los líderes autonómicos y que pretende coordinar la acción política territorial del PP, mantiene a los dirigentes enfrentados. Algunos quieren darle más facultades a este órgano y otros suprimirlo. En este último caso, se encuentra Cascos, quien ha solicitado que se elimine porque es una “suplantación encubierta” de los órganos de dirección que “menoscaba” a la presidencia y otorga el poder a los barones.   Como él, muchos piensan que Génova perdería el control.

Un sólo discurso territorial

Núñez Feijóo se mostró ayer partidario del mantenimiento de este Comité,  pero explicó que será un “órgano con entidad propia”; es decir, sin carácter consultivo ni de gobierno.  Con el objetivo de que sea un comité específico, como el Comité Electoral y el Comité de Derechos y Garantías, el presidente del PPdeG apuntó que esta propuesta “aúna más sensibilidades y garantías” aunque rechazó que la inicial pretendiese “pervertir nada”, razón aducida por Francisco Álvarez Cascos para la supresión de este órgano.    Frente a eso, Núñez Feijóo explicó que en el texto definitivo “se clarifica la verdadera intención de este órgano” y concretó que es “ayudar tanto al Comité Ejecutivo como a la Junta Directiva a que haya un proyecto para un Estado descentralizado, pero un único proyecto”.   Así, defendió que el Comité Autonómico busca evitar que haya “17 discursos” en el seno del Partido Popular. “No queremos ser el PSOE”, sentenció.

Aborto y matrimonio gay

También previsiblemente se debatirá en el Congreso de Valencia sobre “los valores esenciales de la tradición cristiana” entre los que destacan “la dignidad y libertad de la persona y sus derechos inalienables, la defensa de la vida humana desde su concepción, la consideración como fundamentos de la sociedad del matrimonio entre hombre y mujer y de la familia resultante del mismo y el ideal de justicia social”. El aborto y el matrimonio homosexual volverán a ser centro de atención.