Archivo de Público
Domingo, 15 de Junio de 2008

Encuentran más documentos secretos del Gobierno británico en otro tren

EFE ·15/06/2008 - 14:08h

EFE - Seguidores del clérigo chiíta Moqtada al-Sadr durante la manifestación llevada a cabo en la ciudad de Sadr, al este de Bagdad, Irak, el pasado viernes 13 de junio, después de la oración del viernes, para protestar contra los acuerdos de seguridad entre el gobierno iraquí y EEUU.

Nuevos documentos secretos del Gobierno británico han sido encontrados en otro tren de cercanías, en la misma semana en la que se extraviaron unos archivos confidenciales sobre Al Qaeda e Irak, informó hoy "The Independent on Sunday".

Los documentos, dejados en un tren con destino a la estación londinense de Waterloo, detallan medidas para luchar contra la financiación del terrorismo internacional, el blanqueo de dinero o el tráfico de drogas.

Los archivos confidenciales, que fueron entregados por la persona que los encontró al dominical "The Independent on Sunday", fueron hallados el miércoles, el mismo día en que la BBC divulgó el hallazgo en un tren de otros archivos secretos sobre la organización terrorista Al Qaeda e Irak.

Un portavoz del Ministerio de Economía, citado por el dominical, expresó su "gran preocupación" por lo sucedido y aseguró que ya se están tomando medidas para garantizar que esto no vuelve a ocurrir en el futuro.

La oposición conservadora, por su parte, lamentó lo que consideró "un nuevo ejemplo de falta de disciplina" por parte del Gobierno y pidió controles para proteger la información secreta oficial.

Los nuevos documentos extraviados perfilan cómo el mercado y los sistemas bancarios pueden manipularse para financiar armas ilegales de destrucción masiva en Irán.

Además, explican con detalle métodos de financiación del terrorismo y destacan la debilidad de los sistemas tecnológicos de la Hacienda británica frente a los fraudes financieros.

Mientras tanto, el Gobierno británico investiga el extravío de los primeros documentos confidenciales, que ha llevado a la suspensión del funcionario británico que dejó los documentos secretos en el tren, que cubría el trayecto entre Londres y el condado de Surrey (sur de Inglaterra).

Esos papeles, clasificados como "Uk Top Secret" y que fueron entregados a la BBC, incluían una evaluación de la situación de seguridad en Irak, encargada por el Ministerio de Defensa, y otra del perfil actual de Al Qaeda, solicitado por Exteriores.

Este es el último fiasco del Gobierno británico por la pérdida de información confidencial y se suma al extravío a finales de 2007 de un disquete que contenía nombres y números de cuentas bancarias de millones de personas.