Archivo de Público
Domingo, 15 de Junio de 2008

El PSOE quiere el apoyo del Congreso contra la jornada semanal de 65 horas

El grupo socialista ha registrado una iniciativa para que el Pleno rechace este acuerdo europeo, que, a su juicio, supone "un significativo paso atrás" en materia de protección de los derechos de los trabajadores

PÚBLICO.ES ·15/06/2008 - 13:48h

El PSOE ha registrado una iniciativa para que el Pleno del Congreso rechace la iniciativa europea de ampliar la jornada semanal a 65 horas , una medida que, a su juicio, supone "un significativo paso atrás" en materia de protección de los derechos de los trabajadores.

El pasado día 10, el Consejo de Ministros de la UE de Empleo y Política Social aprobó la propuesta de revisión de la Directiva sobre tiempo de trabajo de 1993, ante la que el Gobierno y el PSOE han mostrado su rechazo por ir en contra de las conquistas sociales alcanzadas.

"El texto supone un significativo paso atrás en la protección de los derechos de los trabajadores"

En esta línea, ahora los socialistas han presentado una proposición no de ley en la Cámara Baja, firmada por el diputado Jesús Membrado, con la que pretenden que el Congreso apoye que el Gobierno siga liderando la oposición a esta iniciativa europea y trabajando con el grupo de países que tratará de modificar esta Directiva cuando sea tramitada en el Parlamento Europeo.

Asimismo, el PSOE aboga por que el Congreso traslade su posición contraria a la ampliación de la jornada laboral a todos los grupos del Parlamento Europeo, solicitando su apoyo para rechazar esta propuesta.

Quiebra de garantías

En opinión de los socialistas, el texto aprobado por el Consejo de Ministros de los Veintisiete no sólo supone "un significativo paso atrás" en la protección de los derechos de los trabajadores, sino que, además, quiebra garantías consagradas en el Tratado y en la Carta de Derechos Fundamentales y retrocede respecto a la jurisprudencia del Tribunal de Justicia Europeo "arrojando a millones de trabajadores a horarios exagerados".

Para el PSOE, la aprobación de esta propuesta significaría consagrar en la legislación comunitaria una jornada de trabajo "muy superior" a la aplicada en la mayoría de los países miembros y renunciar a la negociación colectiva en aras del acuerdo individual entre empresario y trabajadores. Pero, además, empeoraría las condiciones de seguridad y salud en el trabajo, perjudicaría las conciliación de la vida laboral y familiar y abriría la puerta a prácticas de competencia desleal entre empresas, lo que fomentaría la deslocalización industrial.

El "silencio" del PP

El diputado del PSOE por Alicante Herick Campos Arteseros criticó el silencio que hasta ahora guarda el PP sobre la directiva europea de las 65 horas laborables y se preguntaba si eso significa que el principal partido de la oposición apoya esta iniciativa.

En su página personal de Internet, el parlamentario socialista achacaba esa propuesta al Partido Popular Europeo (PPE) --"y por tanto al PP, salvo que digan lo contrario"-- para ganar en competitvidad.